Apostolados y ministerios

 

¿Quisieras servir en la Parroquia Maronita de San Chárbel? 


 

Quisiera servir en mi Iglesia...

 

Antes de comenzar con algunas ideas prácticas,

¡dejanos felicitarte!

 

¡Qué bien que tienes el deseo de ser útil en la obra del Reino! Eso es una de las decisiones más emocionantes que hay en la vida, porque estamos convencidos que un interés así­ no puede venir sino de Dios.

 

¡Cuánto nos necesitamos unos a otros en la Iglesia!

 

Dios nos ha equipado a todos, individualmente, con un gran potencial para realizar tremendas cosas que nos lleven a glorificarlo.

 

El primer requisito es el de embarcarnos en una aventura de descubrimiento.

 

En otras palabras, creemos que para poder servir efectivamente, necesitamos descubrir tres tesoros que Dios nos ha dado y así, con ello poder hacerlo bien y contentos y ayudar mejor.

  1. Descubrir tus gustos.

  2. Descubrir tus habilidades.

  3. Descubrir tus oportunidades.

 

1. Descubre­ tus gustos.

 

Comparemos, por un momento, el involucramiento en un ministerio de la iglesia con el de la práctica de un oficio. Sabemos que Dios quiere y puede usarnos a todos para su obra (cfr. 1 Corintios 12,12.27), y la pregunta inmediata es en qué puedo yo servir. Pues, esto es similar a decir algo como “Dios quiere que todos practiquemos un oficio”, con la interrogante de saber qué oficio voy yo a practicar. Pues la primera respuesta viene con preguntarte "¿qué te gusta?" 

Claro, todos tenemos por naturaleza ciertas preferencias, ciertos gustos; hay cosas que nos llaman la atención y otras que no. Incluso podrí­amos decir que tenemos pasión por algunas cosas, mientras que otras no nos atraen o entusiasman. ¡Y eso está bien! Aquí,­ entonces, está un buen punto de partida: de lo que conoces del trabajo en los ministerios que se realizan en un apostolado, dentro o fuera de nuestra iglesia, ¿qué cosas te llaman la atención? ¿de cuál, de todas estas opciones, conoces más o hablas más? ¿cuál te gusta más?

 

2. Descubre­ tus habilidades.

 

Todos nacemos por naturaleza con capacidades en las que sobresalimos o con las que nos sentimos cómodos. Hay cosas que podemos hacer muy bien, con mucha facilidad. Además, cuando sentimos la necesidad o inquietud por servir en nuestra Iglesia, el Espí­ritu de Dios nos provee sobrenaturalmente con dones o habilidades espirituales específicos, aptitudes que no podrí­amos tener de otra manera, para que trabajemos en la obra de Dios. ¡Todos tenemos al menos un don espiritual! (cfr. 1 Corintios 12,11). El problema es que algunos ignoramos cuál es o cómo se utiliza (1 Corintios 12,1).

 

Un primer proyecto que podemos emprender con facilidad es averiguar cuáles son nuestros dones espirituales, y cómo se usan. Para ello te recomendamos que dediques tiempo a:

 

a. Lee y estudia el tema de los dones espirituales.

 

Algunos pasajes clave al respecto son Romanos 12, 3-8; 1 Corintios 12,1-31; Efesios 4,11-13 y Pedro 4,10-11. Acompáñate de comentarios bí­blicos, de diccionarios o de libros que aborden el tema de los dones espirituales.

Quizás una entrevista con el Padre Meouchi para estudiar el tema serí­a también muy útil.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

b. Pregunta a otros.

 

Pedir orientación a otras personas maduras, sobre el tema, es enriquecedor. Qué mejor si le preguntas a personas que te conozcan muy bien, para que a partir de su experiencia contigo te expresen en qué creen ellos o ven ellos que has sido mejor equipado por Dios; cuáles piensan ellos que podrí­an ser tus dones o en qué áreas de ministerio consideran que podrí­as desenvolverte exitosamente. Es posible que estas personas vean cualidades que aún no has descubierto. Escúchalos como a consejeros sabios (cfr. Proverbios 11,14).

 

c. Participa e involúcrate en muchas maneras.

 

Una de las mejores experiencias de conocer el trabajo del ministerio y de explorar tu capacidad, es siendo parte del mismo. Como expectador jamás averiguarás si puedes hacerlo; como partícipe tendrás una mejor idea. Intentá al menos un par de veces involucrarte en distintas actividades o proyectos de nuestra parroquia.

Hablá con las personas encargadas de estos ministerios para contar con su apoyo, que con todo gusto te orientarán. Comienza con algo pequeño, a tu alcance; una situación controlada.

 

3. Descubre­ tus oportunidades.

 

Cada don y habilidad fueron diseñados por Dios para cubrir o satisfacer una necesidad. Así­ que debes explorar y explotar, con el apoyo de tu liderazgo, qué hace falta en la obra del ministerio de Nuestra Parroquia. ¿Qué necesidad puede satisfacer tu trabajo? Quizás se trate de comenzar un ministerio o de arrancar un nuevo proyecto; tal vez sea ayuydar en algo que ya está en marcha. En ambos casos, si has llegado hasta este punto de investigación, ¡es el tiempo de actuar!

 

Comunícate con nosotros para tomarte en cuenta, asignarte trabajos a desarrollar, ponerte a hacer algo. ¿En qué te necesitamos? Recuerda que es tiempo de trabajar; eso implica esfuerzo (mucho empeño), pero al mismo tiempo es muy agradable delante de Dios.

 

En 1 Pedro 4,10-11 encontramos cuál debe ser la actitud correcta de todos aquellos que estamos involucrados en la obra del Reino. Nunca olvides que lo haces para gloria de Dios y para bendición de la iglesia. Cualquier otra actitud (como querer sobresalir, buscar poder, recibir reconocimiento, o simplemente sentirte bien) está fuera de la voluntad de Dios.

 

 

Ministerios o apostolados con los que actualmente cuenta la parroquia:

 

1. Monaguillos

 

Los monaguillos son los niños y jovenes varones que ayudan a los sacerdotes durante las ceremonias litúrgicas.

 

2. Servidores de recibimiento

 

 

 

Son las personas que durante las ceremonias dan la bienvenida a los fieles que asisten a las ceremonias litúrgicas. Tanto en el reciento sacro como en los estacionamientos.

 

3. Lectores en las liturgias

 

 

Son los fieles que leen la lectura del apóstol durante la Misa.

 

 

 

 

 

4. Catequistas

 

Son mujeres que dan las clases de catequesis en la Escuela de Formación en la Fe de iChárbel.catecismo.

 

 

 

 

5. Administración digital

 

Son las personas que administran y mantienen la información digital de www.parroquiamaronita.org y iChárbel.

 

6. Actividades deportivas - San Chárbel Club de Fútbol

 

Son las personas que enseñan y entrenan a los niños en los distintos deportes que se esten ofreciendo en su momento en nuestra parroquia.

 

Derechos reservados ®

Parroquia Maronita de San Chárbel

Diseñado por iChárbel.digital

Cantos Maronitas