La carrera del matrimonio...

 

Resulta extraño que, para muchas profesiones, se exijan unos altos estudios universitarios y para el matrimonio no los haya

 

Por: P. Felipe Santos | Fuente: Catholic.net

 

Resulta extraño que, para muchas profesiones, se exijan unos altos estudios universitarios y para el matrimonio no los haya.

 

Al decir estudios, me refiero a que la pareja que se enamora, debe fijarse unos planes de conocimiento mutuo y una preparación que no la da el mero atractivo físico. Desgraciadamente, este impulso o gusto mutuo es el que predomina durante el proceso largo o corto en la vida de algunas parejas. Poco bagaje afectivo, psicológico y de maduración en la convivencia,- clave -, por otra parte, de una vida a dos mientras no existan los hijos.

La naturaleza es sabia. Ha puesto en el corazón del hombre y de la mujer el complemento mutuo en orden al amor, a la procreación y a la atracción de los sexos. Esto mismo existe en el orden animal. Llegados los ciclos de procreación, las parejas se unen en orden a la especie. No necesitan ninguna preparación. Les basta el instinto.

¿No conoces a parejas humanas unidas simplemente por esta primariedad? Por supuesto que existen. Son quienes más tarde o más temprano se hartan, se separan o bien llevan una existencia a trancas y a barrancas. No han hecho ninguna carrera. Han estado juntos sin estudiarse, sin hacerse proyectos de vida común personales, humanos, espirituales, artísticos o intelectuales. Todo lo más- y cuando se casan por la Iglesia- ésta les exige un cursillo prematrimonial. Algo es algo.

¿Qué debes hacer en esta carrera?

1 ) No quedarte nunca en el mero atractivo físico, sino adentrarte en el conocimiento del alma femenina o masculina. Hay que estudiarse y valorarse en contacto con la realidad diaria.

2 ) Tratarse, no como objetos, sino como personas que van a compartir la esencia de la vida, basada en el amor para siempre. No a su interés y durante un tiempo limitado, como si fuera un contrato laboral.

3 ) Aprende a respetar a la otra persona según sus cualidades psicológicas, humanas y físicas. Si falta el respeto recíproco, no llegarás muy lejos y saldrás suspendido en tus estudios afectivos. Y será una pena para ti y para la otra/o.

4 ) Acepta la realidad de la otra persona tal y como es. No la quieras someter a tu parecer, a tu juicio y a tus antojos. No estás tratando con un objeto, sino con alguien que ha sido creado a imagen y semejanza de Dios.

5 ) Ámala/o como a ti mismo. Amar no es lo mismo que estar enamorado. Enamorarse es fácil. Amarse, muy difícil. No digas lo de Lord Byron: “El amor es un episodio en la vida del hombre. En la de la mujer es toda su existencia”. En ambos debe ser para siempre. O bien , la afirmación de la actriz Zsa Zsa Gabor: “ Un hombre enamorado está incompleto hasta que se casa. Después está acabado” ¿Cómo es posible si está lleno de amor?

6 ) Respeta la libertad creativa de la otra persona. Piensa que no te casas para tener un esclavo o esclava. Te casas para crecer en auténtica libertad con el otro/a. La libertad bien entendida les permitirá crecer piramidalmente a los dos. No te casas para poseer sino para compartir. ¡ Qué difícil es esto! La tendencia a la posesión destruye todo en la vida de la pareja.

7 ) Ambiciona el valor y la calidad de vida más que los “lujos o automoviles”. Hay gente que tiene el hogar lleno de cosas y , sin embargo, les falta el motor de todo, el amor.¡ Vaya contradicción! Y que te conste que es bastante frecuente.

8 ) Dedicarse tiempo para hablar, dialogar, comunicarse en profundidad. Si su diálogo y comunicación es como cuando eran adolescentes, algo no marcha bien en su vida. Ya no vale mucho- aunque no hay que descuidar los detalles- eso de, qué guapo o guapa estás hoy, sino que tienes que llegar a la comunicación profunda de los propios sentimientos, inquietudes, malestar, alegría y todo lo que conlleva una vida humana.

9 ) Nunca inviertas estos términos del poeta y comediógrafo francés, Paul Géraldy: Los jóvenes desean: amor , dinero y salud. Un día dirán: salud, dinero y amor. Hoy, sobre todo, prima lo “material” por encima de todo: buena casa, buenos muebles, auto, boda por todo lo alto...Lo material se sobrepone a lo espiritual.

10 ) La fidelidad a la otra persona es una exigencia y un fruto de que la amas verdaderamente. Quien hace una elección en su vida, la hace con todas sus consecuencias. El mismo autor afirma: “Las mujeres inventaron el amor; los hombres el matrimonio y la fidelidad”. Me imagino que no estarás de acuerdo con este poeta.

11) En la vida de pareja es conveniente asemejarse un poco para comprenderse; pero hay que ser un poco diferentes para amarse. Hay gente que anula su propia personalidad con tal de darle gusto a su compañero/a. Falso. Más tarde o más temprano estallará o explotará porque ha ocultado su verdadera identidad para no molestar al otro/a. Es un error admisible en parejitas adolescentes.

12 ) Claridad: La claridad es la muestra de cortesía más grande que puedes atribuir cada día desde que te levantas hasta que te acuestas. Si comenzas a ocultar cosas, pronto empiezan los estúpidos celos a entorpecer tus relaciones afectivas y físicas.

13 ) La pareja que no logra un equilibrio en sus relaciones, anda siempre de malas, riñas y altercados. La raíz no es otra que la falta de autocontrol, y una señal clara de que la maduración personal y relacional andan mal.

14 ) Una pausa cada mes puede ayudar mucho a estudiarse mejor en el mundo de las relaciones, en el mundo laboral, afectivo, psicológico, recreativo, cultural, religioso. Hoy, cualquiera que desee progresar en la vida, tiene que hacer de vez en cuando pausas para analizarse en profundidad y reciclarse.

15 ) No olvides esto: si quieres vivir a gusto siempre, vacia la bolsa del consumo inútil y se llenará el corazón de ustedes mismos. ¿No vale mucho más? No inviertas el orden de valores.

16 ) Los peligros no os vienen sólo de fuera. La mayoría residen en ustedes mismos. se bloquean, se cierran a la comunicación con otras parejas o amigos. Y, de esta modo, pronto empieza el corazón a marchitarse. Le falta aire fresco y oxigenación sana.

17 ) La flexibilidad. Cuando se convierten en gente terca, la relación se estropea. Cada uno se fabríca su nido de ametralladoras dispuestos a tirar al otro/a en lugar de escucharlo/a.

18 ) La apariencia con los vecinos tiende a aislarlos de los demás. Todo aislamiento en la pareja supone una pobreza relacional enorme. La apariencia es el falseamiento de ustedes mismos. La apariencia tiene más letras que “ser”.

19 ) El combate de cada día, hará que no caigan en la monotonía y el aburrimiento. Combatirse a sí mismo es la guerra más difícil; vencerse a sí mismo es la victoria más bella.

20 ) Oración: si en sus vidas faltan espacios para orar los dos juntos, pronto se entregaran a lo estrictamente material, y se crea una laguna inmensa en una de las dimensiones fundamentales de la vida: la fe profunda . La ausencia de la fe en uno de los dos puede ser motivo de discusiones, líos y confrontaciones. Una vida de oración y religiosidad intensa hará posible el perdón, martillo que rompe muchas discusiones y malos entendidos.

Para el diálogo

1.¿Cómo vives hoy tus relaciones de novios o pareja casada?
2.¿Cuál de los puntos citados vivís más intensamente?
3.¿ Se ha perdido la ilusión de los primeros años?
4.¿Qué harías para favorecer una vida en plenitud?
5.¿Cómo anda el diálogo y la comunicación profunda?


 

Derechos reservados ®

Parroquia Maronita de San Chárbel

Diseñado por iChárbel.digital

Cantos Maronitas