Logotipo columbario-01.png

CAPACIDAD
de los sepulcros (o nichos) y ofrenda que se da a la Parroquia

Para 2 (dos) urnas
Ofrenda

$ 200,000 pesos mx
(doscientos mil pesos mexicanos)

Para 3 (tres) urnas
Ofrenda

$ 300,000 pesos mx
(trescientos mil pesos mexicanos)

Adicional
Expedición del título

$ 2,500 pesos mx *
(dos mil quinientos pesos mexicanos)

Personalizar rótulo

$ 1,500 pesos mx *
(mil quinientos pesos mexicanos)

Urna (si no se tiene o no cabe la que usted tenga)
A partir de

$ 1,000 pesos mx *
(mil pesos mexicanos)

* pueden cambiar sin previo aviso

IMG_3362 (2).JPG.jpg

SEPULCROS
de la Ermita de San Marón

Los Sepulcros de la Ermita de San Marón (o nichos) son las cavidades que acogerán las urnas funerarias con las cenizas de nuestros fieles difuntos, con capacidad de 2 y 3 urnas.

 

La Ermita está dedicada a san Marón, un monje ermitaño de finales del siglo IV cuya espiritualidad influyó enormemente para la conservación de la fe católica en el Oriente Cristiano, configurando una comunidad que daría nombre a los católicos maronitas que se han caracterizado a lo largo de la historia por su fidelidad constante al Romano Pontífice.

 

Estos Sepulcros cuentan con la bendición de estar en un lugar sacro destinado al culto divino, es decir, en la Parroquia de San Chárbel. Por tanto están acompañados de la presencia sacramental de Nuestro Señor Jesucristo en la Sagrada Eucaristía, reservado en el Sagrario, con la devoción a la Madre de Dios, la Virgen María, con la presencia sacerdotal y de una comunidad orante y, en esta parroquia en particular, con unas reliquias óseas de san Chárbel Majluf traídas desde el Líbano.

 

Para los católicos y para los devotos de san Chárbel esto lo convierte en un lugar excepcional.

IMG_3176 (2).JPG.jpg

GRUTAS

de la Ermita de San Marón

Los Sepulcros están distribuidos en seis secciones denominadas Grutas y cada una de ellas lleva el nombre de algunos de los pueblos históricos del Líbano, como recuerdo de la actividad apostólica de los primeros cristianos quienes comenzaron su labor evangelizadora en Medio Oriente, región conocida como Tierra Santa, llevando la Buena Nueva del Hijo de Dios a todos los corazones.

Los nombres de las Grutas de la Ermita de San Marón son:

  • La Gruta de Hammana

  • La Gruta de Himlaya

  • La Gruta de Beirut

  • La Gruta de Biblos

  • La Gruta de Jezzin

  • La Gruta de Tiro

 

Cada una de las Grutas tiene un promedio de tan solo 30 Sepulcros

IMG_3148 (2).JPG.jpg

OFRENDA

dedicada a Dios y a la Iglesia

Las Ofrendas (Limosnas) son un ofrecimiento a Dios Nuestro Señor.

 

Cuando un Feligrés entregue la Ofrenda estipulada por el obispo y el párroco a la Parroquia de San Chárbel, en agradecimiento se le concederá el Derecho de Uso de un Sepulcro por noventa y nueve años (tiempo que se le suele llamar de manera informal "a perpetuidad").

Ayudar a la Iglesia, para un creyente, es algo tan bonito y gratificante, que dar la Ofrenda a la Parroquia de San Chárbel y recibir la bendición de saber que ahí estaremos sepultados proporciona una profunda paz y enciende la esperanza en la vida eterna con la seguridad de que se ofrecerán oraciones y sufragios por nuestro eterno descanso por tratarse de un lugar destinado al culto divino.

 

Las Ofrendas recibidas por la Parroquia de San Chárbel serán destinas para los fines que le son inherentes como asociación religiosa, así como para su mantenimiento  y sustento y el de sus ministros sagrados.

LIMOSNA

manera de ofrendar

La Ofrenda (Limosnaque el Feligrés por caridad entregue a la Parroquia de San Chárbel la podrá realizar de la siguiente manera:

Opción 1:

  • Una aportación por el monto total de la Ofrenda, entregada en la fecha de firma del contrato.

 

Opción 2:

  • Una aportación inicial que no podrá ser inferior al 30% del monto de la Ofrenda, entregada en la fecha de firma del contrato, y la cantidad restante mediante una o más aportaciones cuyo monto se establecerá en el contrato, mismas que se deberán entregar dentro de los 36 meses siguientes a la fecha de firma del propio contrato.

IMG_3164 (2).JPG.jpg

DISEÑO

de los Sepulcros

Los diseños de los sepulcros son tres:

  • Cedro del Líbano.

  • Cruz Patriarcal de madera.

  • Visor de Cruz Patriarcal.

 

Cada uno de estos diseños están disponibles para capacidad de 2 o 3 urnas.

Características:

  • Puerta de madera de cedro ebanistada con la imagen de un cedro del Líbano.

  • Revestida en el interior con madera de encino.

  • Cerradura oculta.

  • Repisa de madera de cedro.

  • Luz led en su interior.

  • Visor de cristal para poner los nombres.

  • Reliquia Ex-Indumentis de San Chárbel.

IMG_3171 (2).JPG.jpg

BENDICIÓN

de estar en la Ermita

Las características peculiares que ofrecen los Sepulcros de la Ermita de San Marón los convierten en un lugar de hermosa bendición:

 

  • Están ubicados atrás del Sagrario, lugar donde está la presencia real de Jesucristo en la Eucaristía; así como del armario donde están los Óleos Sagrados bendecidos por el Obispo el Jueves Santo para el uso de los sacramentos.

  • El interior de los Sepulcros está totalmente revestido de madera de encino para darle calidez al lugar donde estarán las cenizas de nuestros seres amados, y cada uno de ellos contiene una Reliquia Ex-Indumentis de San Chárbel, el monje libanés elevado a los altares en la clausura del Concilio Vaticano II por el papa Pablo VI, y patrono de nuestra Parroquia.

  • Los Sepulcros tienen su puerta ebanistada con madera de cedro y luz interior, no se rozan uno al otro, tampoco tocan hasta el piso y el más alto está a la proporción de la altura humana.

  • El recinto está artesanalmente realizado, es decir, hecho a mano, tanto en su trabajo de piedra como el de la madera, buscando resaltar la sacralidad del lugar. El arte sacro ha sido inherente a la vida litúrgica de la Iglesia.

  • Por sus características es un lugar propicio para la oración y el recogimiento.

CONSIDERACIONES

generales

Para obtener el Derecho de Uso del Sepulcro se deberá entregar a la Parroquia de San Chárbel A.R. la totalidad de la Ofrenda en la forma y términos indicados en el contrato respectivo. Dicho contrato también establecerá los términos y condiciones en que el Feligrés utilizará su Sepulcro y las instalaciones.

 

La Ofrenda podrá entregarse mediante: (i) una aportación única por su monto total en la fecha de firma del contrato, o (ii) una aportación inicial que no podrá ser inferior al 30% del monto de la Ofrenda, entregada en la fecha de firma del contrato, y la cantidad restante mediante una o más aportaciones cuyo monto se establecerá en el contrato, mismas que se deberán entregar dentro de los 36 meses siguientes a la fecha de firma del propio contrato.

Al recibir la Parroquia de San Chárbel A.R. la totalidad de la Ofrenda, la Diócesis Maronita de México Eparquía de Nuestra Señora de los Mártires del Líbano A.R. concederá al Feligrés el Derecho de Uso durante 99 años de uno de los Sepulcros ubicados en la Ermita de San Marón del Columbario de la Parroquia de San Chárbel de la ciudad de Chihuahua, y le entregará un título que acredite ese derecho.

Por tratarse de una Ofrenda a la Parroquia de San Chárbel A.R., ésta la destinará para los fines que le son inherentes como asociación religiosa, así como para su mantenimiento y sustento  y el de sus ministros sagrados.

En ningún caso el Feligrés tendrá derecho a reclamar la devolución de cantidad alguna. Téngase en cuenta que es una Ofrenda dada a la Iglesia.

 

Las Urnas que se coloquen en los Sepulcros deberán estar perfectamente selladas y tener las medidas adecuadas para su colocación dentro del Sepulcro. La Diócesis y la Parroquia no asumen ninguna responsabilidad en caso de que las Urnas no puedan ser colocadas dentro del Sepulcro por no considerar las medidas de éste. Las Urnas deberán contener únicamente cenizas humanas.

El Sepulcro se abrirá cuando se deposite alguna Urna con Cenizas Humanas. Por lo tanto, el Feligrés y, en su ausencia definitiva, sus beneficiarios designados conforme al orden de prelación establecido en el contrato o sus herederos, tendrán derecho a solicitar a la Parroquia que sin costo abra el correspondiente Sepulcro conforme a lo siguiente: (i) los Sepulcros con capacidad para tres urnas se podrán abrir tres veces, y (ii) los Sepulcros con capacidad de dos urnas se podrán abrir dos veces. Si se requieren aperturas adicionales, quien tenga derecho a solicitarlas deberá pedir permiso por escrito a la Parroquia y, de concedérsele, deberá aportar a la Parroquia la ofrenda estipulada para ello. La Parroquia llevará un registro en que se harán constar las aperturas de los Sepulcros, mismo que deberá ser firmado por la persona que haya solicitado la apertura de que se trate.

 

El Columbario de San Chárbel y la Ermita de San Marón pertenecen a la Iglesia Católica, por lo que en todo momento se profesará la fe contenida en el Credo de los Apóstoles y custodiada por el papa y los obispos en comunión con él.

IMG_3345 (2).JPG.jpg

ORACIÓN

un encuentro con Dios

La Oración “es un don de la gracia y una respuesta decidida por nuestra parte. Supone siempre un esfuerzo. Los grandes orantes de la Antigua Alianza antes de Cristo, así como la Madre de Dios y los santos con Él nos enseñan que la oración es un combate. ¿Contra quién? Contra nosotros mismos y contra las astucias del Tentador que hace todo lo posible por separar al hombre de la oración, de la unión con su Dios. Se ora como se vive, porque se vive como se ora. El que no quiere actuar habitualmente según el Espíritu de Cristo, tampoco podrá orar habitualmente en su Nombre. El ‘combate espiritual’ de la vida nueva del cristiano es inseparable del combate de la oración” (CCE 2725).

La Oración por nuestros difuntos  es verdaderamente un acto de amor, pues los amamos, pero también un auténtico acto de justicia, pues fueron ellos buenos con nosotros y es una forma de devolverles su bondad. Rezar por nuestros difuntos en la Parroquia de San Chárbel será connatural al estar ellos sepultados en una Iglesia.

Oración

En verdad los justos con fe han dormido con la esperanza de la Resurrección. Y ahora, ellos aguardan la venida de Cristo quien les otorgará a cada uno su recompensa: “lo que ojo no vió ni oído oyó, ni mente humana concibió lo que Dios para quienes lo aman preparó” (1 Cor 2, 9). Las súplicas de la Virgen María nos sirven de protección: ¿quién ha visto una barca nueva cargando un tesoro de gran valor y surcando a través de la tormenta, con el tesoro creciendo en ella? María es la barca y Cristo el tesoro. Ella surca por el mundo llevando vida a los muertos (del oficio exequial según la liturgia católica de rito Maronita).