“Alegraos conmigo porque he encontrado la oveja que se había perdido”



#maronitas
La Gloriosa Ascensión de Cristo a los cielos

La Liturgia Siria

En el día de tu Ascensión, oh Cristo Rey nuestro,

ángeles y hombres claman:


“Tú eres santo, oh Señor, porque descendiste a la tierra y salvaste a Adán,

el hombre de polvo (Gen 2,7),

del abismo del pecado y de la muerte,

y por tu santa Ascensión, oh Hijo de Dios,

el cielo y la tierra entraron en paz.

¡Gloria al que te envió!”

La Iglesia vio a su Esposo en la gloria

y olvidó los sufrimientos soportados en el Gólgota.

En lugar del peso de la cruz que llevó,

es llevado sobre una nube de luz.

¡Mira cómo se levanta, vestido de esplendor y gloria!


Hoy tiene lugar una gran maravilla en el Monte de los Olivos:

¿Quién puede decirlo?...

Nuestro Maestro bajó en busca de Adán

y cuando hubo encontrado al que se había perdido

lo cargó sobre sus hombros

y lo llevó gloriosamente al cielo en su compañía (cf. Lc 15,4s).

Él vino y nos reveló que él es Dios;

se vistió de humanidad y se reveló hombre;

descendió a los infiernos y reveló que estaba muerto;

resucitó y fue exaltado y reveló su grandeza.

¡Bendita sea su exaltación!


María se regocija en el día de su nacimiento;

la tierra tiembla el día de su muerte;

el infierno se espanta en el día de su resurrección;

la tierra se regocija en el día de su ascensión.

¡Bendita sea su Ascensión!

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo