Cuando caemos... Jesús nos levanta


#maronitas

Por: Rita Karam de maronitas.org


Dormimos y despertamos ante desastres que cobran vidas inocentes: algunos son secuestrados por el mar al ahogarse, algunos son arrasados ​​por incendios y sus casas son asfixiadas o quemadas, y otros esperan la muerte en el cruce de caminos y los secuestran en segundos, y a muchos les basta un terremoto, o un huracán para que su vida corra inevitablemente peligro, así que hubo muchos desastres, y el resultado fue uno: pérdidas humanas y daños materiales.


Ante la magnitud de estas calamidades y sus repercusiones, especialmente las psicológicas que se manifiestan en los afectados y sobrevivientes como consecuencia de la pérdida de un miembro de su familia o un pariente cercano, y como consecuencia de la pérdida de una vida en un solo momento, ¿es posible completar una vida normal?

La vida continúa, esto es seguro, pero ¿cómo y con qué psique? Aquí, lo que más nos viene a la mente y que da respuesta a nuestras preguntas es el versículo de San Pablo en su carta a los 2 Cor (1,3-4): "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordia y Dios de toda consolación, quien nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, con la consolación con que nosotros somos consolados por Dios”.


Confiando en Dios, todo se vuelve más fácil, y por la fraternidad en la adversidad, brilla la esperanza de un futuro brillante. ¡Y el mundo de hoy necesita puentes construidos por los brazos de sus hombres y mujeres, y sus manos entrelazadas, y sus hombros solidarios para contribuir a construir las almas que fueron derribadas y restaurar las piedras que se agrietaron!


Cuánto necesitan un gesto humano que salga de un corazón puro y sincero que sienta su pena y su dolor, les tome la mano y les ayude a levantarse, enjugue las lágrimas de sus mejillas, les llene de determinación, apague los fuegos que inflaman sus corazones y los alienta a ponerse de pie nuevamente.

Necesitan que alguien les recuerde las palabras de Santa Teresa del Niño Jesús: “Cuando caigo en el camino, puedo levantarme rápidamente y Jesús me toma de la mano”. Sí, Jesús está presente en todas las circunstancias y no abandona a sus hijos, especialmente en los momentos más oscuros, está con nosotros, para que no tengamos miedo de morir, ni ahogados, ni quemados, ni por aire, ni por tierra, ni por mar... Aunque muramos, vivimos porque Él ha vencido a la muerte.

19 visualizaciones0 comentarios