"Donde yo estoy, ustedes también pueden estar"

Actualizado: 18 jun

San Cirilo de Alejandría (380-444)

Obispo, Doctor de la Iglesia

Comentario al Evangelio de San Juan, Libro 9; PG 74, 182-183 (©Amigos de Henry Ashworth)





"En la casa de mi Padre hay muchas moradas. Si no las hubiera, ¿os habría dicho que os voy a preparar lugar?". Si no hubiese muchas moradas en la casa de Dios Padre, nuestro Señor nos hubiera dicho que se adelantaba a preparar las moradas de los santos. Sabía, sin embargo, que muchas de esas moradas ya preparadas estaban esperando la llegada de los que aman a Dios. Por lo tanto, no dio como motivo de su partida, sino más bien su deseo de abrirnos el camino para el ascenso a esos lugares celestiales y prepararnos un paso seguro allanando el camino que antes había sido intransitable. Porque el cielo era entonces completamente inaccesible para nosotros: un pie humano nunca había pisado ese lugar puro y santo de los ángeles.


Fue Cristo quien primero preparó el camino para nuestro ascenso allí. Al ofrecerse a sí mismo a Dios Padre como las primicias de todos los muertos y sepultados, nos dio una vía de entrada al cielo y fue él mismo el primer ser humano que vieron los habitantes del cielo. Los ángeles del cielo, sin saber nada del sagrado y profundo misterio de la Encarnación, quedaron asombrados de su venida y casi confundidos por un acontecimiento tan extraño e inaudito. “¿Quién es este que viene de Edom?” preguntaron (Is 63,1); es decir, de la tierra. Y así nuestro Señor Jesucristo “nos ha abierto un camino nuevo y vivo” (Heb 10,20), como dice san Pablo, “no entrando en un santuario hecho de manos, sino entrando en el mismo cielo para comparecer ante Dios en nuestro favor» (Heb 9,24).

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo