El Apóstol de la Misericordia

El Beato Yaacub de Ghazir se llama Khalīl al-Haddād. Nació el 1 de febrero de 1875 y falleció el 26 de junio de 1954. Cuando se hizo fraile capuchino cambio su no nombre por Yaacub. Su proceso de beatificación se inició en 1979. El papa san Juan Pablo II lo nombró Venerable el 21 de diciembre de 1992. El papa emérito Benedicto XVI aprobó su beatificación y delegó en el cardenal José Saraiva Martins para que presidiera la celebración el 22 de junio de 2008 en Beirut.
Khalīl al-Haddād, Yaacub, Ghazir

Por: Padre Ghattas Khoury

Fuente: maronitas.org


Abuna Yaacub, en español Padre Santiago, fue un sacerdote capuchino, de Ghazir, Kesrwan, Líbano. Se unió a los capuchinos después de regresar de Egipto. Su vida fue la confianza en Dios, y el Rosario es un testimonio de su devoción a la Santísima Virgen María. Lo utilizaba en sus viajes nocturnos de un lugar a otro, para predicar y enseñar por todo el Líbano y Siria.


Abuna Yaacub era un maronita que se unió a la vida franciscana para trabajar en la viña del Señor. Consagró su vida a predicar la Palabra de Dios y a rescatar a los pobres, los huérfanos y los discapacitados. Lo que logró en su vida es un milagro. Fue respetado por los políticos, y religiosos de todas las religiones.


Si lo describimos, su aspecto y su personalidad se asemejan a la del profeta San Elías, con su larga barba y su sotana marrón, con sus grandes ojos y sus grandes cejas que realzaban su respeto.

Ya'Qūb from Ghazīr, Yaacoub de Ghazir

Su vocación fue madurada a través de su experiencia en la vida y sus habilidades como maestro que le ayudaron a entender las dificultades y la lucha de la familia libanesa durante el cambio de siglo. La sociedad libanesa se enfrentaba a dos movimientos, como el paso de la civilización agrícola a la sociedad industrial y la inmigración de los pueblos a las ciudades, y del Líbano a Egipto y América.


Khalil Haddad, el hijo mayor de la familia, se fue a Egipto para convertirse en profesor de árabe, en el colegio Saint Mark de Alejandría, Egipto. Empezó a ganar dinero y a enviarlo para mantener a su padre, que estaba criando a su numerosa familia. De repente, Khalil, su nombre antes de la vida religiosa, le sorprendió al perder su trabajo buscando la vida religiosa. Además, a su padre le resultaba difícil verle ingresar en una orden que vive en la pobreza.


Después de su perseverancia, Khalil se unió a la orden de los capuchinos y estudió filosofía y teología para prepararse para la ordenación. Durante ese tiempo, el hermano Yaacub se dedicó a predicar en los pueblos de los alrededores del monasterio. Fue ordenado sacerdote el 11 de enero de 1901. De camino a su pueblo natal, Abuna Yaacub Haddad tuvo un accidente. El coche de caballos cayó en la fosa. Resultó profundamente herido y dos personas murieron. La providencia de Dios le protegió. Sobrevivió milagrosamente y celebró su primera misa con su familia.

Yaccoub the Capuchin

El primer incidente fue un acontecimiento notable en su vida. Probablemente, el accidente marcó su vida monástica. Consideró como una providencia que su vida se viera impulsada a hacer el bien. A pesar de estar perturbado por la muerte de los que viajaban con él, celebró con valentía la misa. Cada misa es similar a la primera. Como muchos santos, la Eucaristía es la fuente de su valor y de sus actividades.


Después de su ordenación, Abuna Yaacub se dedica a difundir la espiritualidad de San Francisco entre los laicos. Les anima a unirse a la Tercera Orden. Muchos clérigos se unen a la orden. El 14 de septiembre, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, es el día de la Convención y de la peregrinación de la Orden a Nuestra Señora del Líbano, en Harissa. Con estas actividades, Abuna Yaacub era un buen predicador, maestro de retiros para el clero y los laicos. Principalmente, caminaba durante la noche rezando su Rosario, preparando sus homilías y meditando. Los que le conocían, decían que era un buen confesor.

Yaacoub Capuchin

Durante la Primera Guerra Mundial, Abuna Yaacub, estuvo a cargo de la Orden Capuchina en el Líbano. Después de que Turquía entrara en la guerra contra Francia, los capuchinos franceses se vieron obligados a abandonar el Líbano. Confiaron sus propiedades a los capuchinos libaneses. Abuna Yaacub era el jefe de la comunidad. Abuna Yaacub hizo todo lo posible para rescatar a la gente de la inanición. Viajaba de un lugar a otro para enterrar a los muertos y rescatar a los vivos. Estuvo en peligro de ser ejecutado, pero su honestidad lo rescató y San Luis, catedral latina de Beirut.


Después de la guerra, Abouna Yaacub, junto con los soldados franceses, puso en marcha los comedores de beneficencia por todo el país para rescatar a las personas que sobrevivieron a la hambruna que eliminó a un tercio del país. Se enfrentó a un gran número de huérfanos y viudas y a personas abandonadas. Confió en la Providencia de Dios y en el gobierno francés para rescatar a la gente desesperada. Puso en marcha su sistema de escuelas, una pequeña reunión y orfanatos en diferentes lugares.

#yaacoub, #Yaacub, #Yacoob, #capuchin, #Ghazir, #maronita

Con ello, su corazón estaba con los jóvenes libaneses que abandonaban su país buscando una nueva vida. Esta nueva oportunidad es un peligro de perder la moral, y la identidad libanesa. Su sueño era tener una Cruz, sobre una montaña, un signo de esperanza para los vivos, un signo de vida para los que murieron sin honrar sus cuerpos, a causa de la guerra y el hambre, y un signo de protección para los emigrantes. Inició su proyecto de la Cruz, el 3 de mayo de 1923. Consagró la Iglesia, el 14 de septiembre de 1923, fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz.


Tras abrir el edificio, Abuna Yaacub encontró a un anciano sacerdote que vivía sin dignidad. Lo llevó a vivir a su residencia. Allí vivían muchos ancianos. Cada día, el número aumentaba. Abuna Yaacub buscaba la ayuda de las mujeres de la Tercera Orden. Eran el núcleo de las Hermanas Franciscanas de la Santa Cruz. Las hermanas franciscanas eran formadoras de la nueva orden. La hermana Marie Zoghib fue la primera madre superiora de la nueva orden.

#maronita, #sancharbel, #Yaccoub #ghazir

En 1937, Abouna Yaacub comenzó a trabajar con los municipios y el Gobierno libanés para recibir más casos de discapacidad y psicológicos. El lugar empezó a crecer recibiendo gente. Necesitaban comida y agua. Finalmente, con la ayuda del Gobierno libanés, Abouna Yaacub proporcionó agua al lugar.


El último proyecto fue el Cristo Rey. Se trata de un lugar, una residencia para el clero y un lugar de oración y retiro. Abouna Yaacub era un hombre de Dios. Se enfrentaba a la realidad de la vida con experiencia y con los ojos del Señor. El Espíritu Santo era su inspiración. Su vida era estable y armoniosa. Llevaba una vida ordinaria. Rezaba con regularidad y ayunaba como los demás. En su vida, se esforzó por hacer obras de caridad. Dejó que Dios hiciera lo imposible. Es un libanés típico. Se preocupaba por la emigración de la nueva generación.


Abuna Yaacub murió a la edad de 79 años. A lo largo de su vida, recibió muchos premios de los gobiernos de Francia y Líbano. La mayoría de la gente lo reconoció como un santo. Recientemente, la Iglesia lo ha declarado, Honorable, en el futuro será declarado Beato.


¡Que su oración esté con nosotros!


15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo