El caso Hage: Bkerke pide la destitución del juez Akiki

Actualizado: 23 jul

El Sínodo de Obispos Maronitas, reunido en Diman, afirmó su pleno apoyo al arzobispo Moussa el-Hage, arzobispo maronita de Haifa, que fue detenido el lunes en Ras Naqoura cuando viajaba desde Israel. En un comunicado publicado por la noche, los obispos maronitas pidieron la destitución del comisario gubernamental del tribunal militar, el juez Fady Akiki, responsable de la detención del arzobispo Hage.

Por: Ici Beyrouth

maronitas.org

Publicación en español autorizada por Ici Beyrouth y de maronitas.org

Publicado el 21 de julio de 2022


En Diman, sede estival del Patriarcado maronita, se reunieron excepcionalmente el miércoles los miembros del Sínodo Episcopal Maronita bajo la presidencia del Patriarca Béchara Raï. El objetivo de esta reunión de urgencia era responder al acoso político y judicial que sufre el arzobispo Moussa el-Hage, arzobispo de Haifa y vicario patriarcal para Jerusalén, los territorios palestinos y Jordania.


Una Iglesia milenaria, fundadora del Líbano


En una declaración clara y firme, el Sínodo de Obispos Maronitas expresó en primer lugar su indignación por el hecho de que un arzobispo del Patriarcado de Antioquía y del Levante sea puesto en tela de juicio "en contra de las costumbres y los procedimientos, sin fundamentos jurídicos, sin tener en cuenta su persona, su cargo, su función o su mensaje y sin hacer referencia a su superior jerárquico en el seno de la Iglesia Maronita, que ha sido pionera en la construcción de la República Libanesa y su continuidad". El comunicado subraya que "la Iglesia maronita desea que el Líbano sea un Estado democrático, respetuoso de las libertades, en el que se tengan en cuenta las particularidades y cuyos gobernantes respeten la Constitución y protejan la legalidad y la justicia, lejos de las maniobras políticas y los intereses familiares, en interés del conjunto del pueblo".


Detención arbitraria y confiscación de ayuda humanitaria


Recordando los hechos del caso, el comunicado dice que "por decisión del comisario del gobierno en el tribunal militar, Fadi Akiki, los agentes de la Seguridad General detuvieron al obispo Hage el lunes en el paso fronterizo de Naqoura, cuando regresaba como de costumbre de su archidiócesis en Tierra Santa. "Su interrogatorio duró entonces más de doce horas, sin justificación, en un puesto de seguridad, según el comunicado. A continuación se le confiscaron su pasaporte libanés, su teléfono y la ayuda médica y económica que prestaba a los enfermos y necesitados de todas las confesiones en el Líbano, donada por mecenas libaneses y palestinos ante la incapacidad del Estado libanés de atender estas necesidades esenciales. El juez Akiki citó entonces al arzobispo para que compareciera ante él el miércoles, algo a lo que, obviamente, se opuso el cardenal Rai, que pidió una sanción adecuada para este comportamiento inadmisible, Este miembro de la judicatura libanesa es conocido por sus maniobras de intimidación contra los opositores del bando CPL-Hezbolá, como el dirigente de las Fuerzas Libanesas Samir Geagea, contra el que dictó una orden de detención tras los incidentes de seguridad provocados por el duopolio chií en Ain el-Remmané, o el activista Toni Khoury, que había cubierto con spray un símbolo del PSNS - Nota del editor)


Para algunas personas con poca memoria


Se subraya entonces en el comunicado de prensa que este caso "nos retrotrae a los siglos anteriores de ocupación, durante los cuales todos los invasores sucesivos intentaron acabar con el papel de la Iglesia maronita, que sembró en estas tierras el espíritu de libertad y de resistencia a la opresión, así como la noción de defensa de los derechos humanos, la libertad de conciencia y la fraternidad entre las religiones". A los nuevos detractores de la Iglesia maronita, los obispos les señalan que "quienes, desde lo más profundo de sus posiciones estatales, planearon, ordenaron y ejecutaron este ataque contra el obispo Hage, parecen haber olvidado que lo que están haciendo no hará tambalear la sede patriarcal que ha resistido a los reinos, sultanatos y estados ya desaparecidos, donde la institución maronita se ha mantenido al servicio del ser humano, del Líbano, de Oriente y de la hermandad entre religiones, con la fuerza de Dios y la confianza del pueblo.


El Sínodo continuó diciendo que "Monseñor Hage, como todos los arzobispos que le han precedido al frente de la diócesis, se adhiere a las directrices del Patriarcado Maronita y a la misión que le ha confiado el Vaticano, e insiste en asumir siempre su papel con valor, sabiduría y humanidad al servicio de la justicia, de los necesitados y de los enfermos, especialmente en estos tiempos difíciles. En este contexto, el Sínodo afirma con firmeza que "no pretende en modo alguno justificar la actuación del arzobispo, sino, por el contrario, confirmarla plenamente, ya que la Iglesia le apoya sin fisuras".


Exigencias claras


Expresando su sorpresa por el silencio del Estado ante el trato infligido al arzobispo Moussa el-Hage, el Sínodo Episcopal Maronita añadió: "Rechazamos, denunciamos y condenamos en los términos más enérgicos este acto premeditado, concebido en un momento llamativo y dudoso y con conocidos propósitos maliciosos contra nuestro hermano el arzobispo Moussa el-Hage. Y exigimos tanto el fin de esta farsa de seguridad/jurídica/política, como la devolución al Arzobispo Hage de toda la ayuda que ha sido confiscada para que pueda ser redistribuida a quienes la están esperando, y finalmente el cierre inmediato de este caso".

 

Reportaje "Caso Moussa el-Hajj: los obispos maronitas se reúnen en Dimane" por Amine Iskandar miembro asociado de maronitas.org (Video en francés)

 

Texto original en francés: L’affaire Hage: Bkerké réclame la destitution du juge Akiki



0 visualizaciones0 comentarios