top of page

«El Hijo del Hombre debe ser levantado para que todo aquel que crea en él tenga vida eterna».

Actualizado: hace 5 días


Sermón atribuido a San Efrén (c.306-373)

Diácono Siríaco, Doctor de la Iglesia

Sobre el arrepentimiento




Cuando el pueblo pecó en el desierto (Nm 21,5s.), Moisés, que era profeta, ordenó a los israelitas montar una serpiente en una cruz, es decir, hacer morir el pecado. Tenían que mirar a una serpiente porque fue con serpientes que los hijos de Israel habían sido golpeados como castigo. ¿Y por qué con las serpientes? Porque habían repetido la acción de nuestros primeros padres. Adán y Eva habían pecado al comer el fruto del árbol; Los israelitas también se habían quejado por una cuestión de comida. ¡Mover palabras de queja porque les faltaron verduras es el límite de quejarse! Así lo atestigua el salmo: “se rebelaron contra Dios en el desierto” (Sal 78[77],17). Así, también en el Paraíso, la serpiente era la fuente de las quejas.


De esta manera los hijos de Israel aprenderían que la misma serpiente que había planeado la muerte de Adán también les había traído la muerte a ellos.


Y así Moisés la colgó del poste para que, cuando la vieran, su semejanza les hiciera recordar el árbol. Porque aquellos que volvían sus ojos hacia ella fueron salvados, no precisamente por la serpiente, sino como consecuencia de su conversión.


Miraron a la serpiente y recordaron su pecado. Debido a que fueron mordidos, se arrepintieron y, una vez más, fueron salvos. Su conversión transformó el desierto en morada de Dios; mediante el arrepentimiento el pueblo pecador se convirtió en asamblea eclesial y, mejor aún, adoró la cruz a pesar de ello.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page