El sector sanitario libanés va cuesta abajo

Los niños son las primeras víctimas del colapso de los hospitales


El texto original fue publicado en MECC el 22 de junio de 2021. Traducción y publicación por Maronitas.org en colaboración con The Middle East Council of Churches.


San charbel, maronitas
Imagen: ©Getty

Por: Elia Nasrallah

Traducción de Mary Yahchouchi


En los últimos y difíciles días, los ciudadanos libaneses se despertaron con una buena noticia sanitaria sobre las medidas contra el Coronavirus: la Unión Europea incluyó al Líbano en la lista blanca, lo que significa que los residentes del país ya pueden realizar viajes no esenciales a los Estados miembros de la Unión Europea sin imponer a los viajeros las medidas de marzo de 2020. Sin embargo, este rayo de esperanza llegó en tiempos de crisis cada vez más profundas que derrumbaron al sector médico y de la salud y lo golpearon hasta la médula, ¿y los ciudadanos? ¿Pueden soportar más golpes?


El ciudadano libanés se ve hoy privado de servicios sanitarios y hospitalarios, y la situación médica del país pone en peligro su vida. ¿Cuál es la razón? Más bien, las razones que siguen empeorando y asfixiando al ciudadano a diario. El sector sanitario pasó de la cojera a la parálisis, y la población teme que todo el país siga el mismo paso.


El Ministerio de Sanidad libanés está dando la voz de alarma, pidiendo ayuda. Tal vez al arrojar luz sobre esta amarga realidad y sus recientes acontecimientos, especialmente durante las últimas semanas, la comunidad internacional y las partes interesadas intenten salvar al Líbano, un país herido y sumido en un torbellino de crisis a lo largo de su historia.


La salud de los ciudadanos está en peligro


En un primer momento, los hospitales se enfrentan a una crisis aguda de falta de equipos, reactivos y suministros médicos necesarios para realizar pruebas de laboratorio y diagnosticar enfermedades, incluida la pérdida de suministros de diálisis, que llevó a la suspensión de este servicio. Este problema llevó a los hospitales libaneses a abstenerse de prestar varios servicios sanitarios y de realizar algunas cirugías. No aceptan pacientes que no tienen medios para pagar sus cuotas hospitalarias o que no disponen de grandes sumas de dinero para pagar ciertos servicios y operaciones. La emigración del personal médico y de enfermería empeoró la situación y contribuyó al deterioro de estos servicios: 1,300 médicos abandonaron el país en mayo de 2021, según el Sindicato de Médicos del Líbano.

San charbel, maronitas
Imagen: ©Reuters

El sector de los suministros médicos también está sufriendo una crisis en sí mismo, ya que la mayoría de las empresas dejaron de importar suministros debido a las complicaciones entre el Ministerio de Sanidad y el Sindicato de Importadores de Suministros Médicos, lo que dificulta la obtención de suministros hospitalarios. Por otro lado, el Ministerio de Salud Pública se esfuerza por hacer frente a la ola de acaparamiento y almacenamiento de medicamentos y suministros médicos, ya que el ministro interino de Salud Pública, el Dr. Hamad Hassan, realizó redadas en almacenes de comerciantes, monopolistas e importadores, que contenían suministros subvencionados por el Estado que se ocultaban a los ciudadanos.


Estas redadas revelaron escándalos y lagunas, especialmente en la manipulación del valor de las facturas y los precios de los equipos subvencionados, según el ministro Hassan, con una tasa del 900 y del 1800%. Uno de los suministros médicos llegó a alcanzar el 2847%, ya que su valor de importación era de unos 3,8 dólares y se vendía en el mercado a 112 dólares. Otros productos también mostraron una gran diferencia de cifras entre las importaciones, según la canasta de bienes subsidiados, y las ventas, alcanzando 1009%, 1031% o incluso 973%.


El Ministerio de Sanidad está siguiendo sus procedimientos para frenar esta crisis de suministro, ya que ha auditado las facturas presentadas al Banque du Liban por las empresas que importan suministros médicos, implantes y reactivos de laboratorio, y las ha comparado con los precios del mercado. Sin embargo, las empresas que entregan los suministros a los hospitales y centros médicos exigieron la devolución de la diferencia financiera cobrada alegando que los mencionados equipos y suministros médicos no estaban subvencionados.


Crisis sanitaria


La mayoría de los laboratorios médicos sufren una escasez masiva de suministros de laboratorio necesarios para prestar sus servicios, y la crisis de los medicamentos desaparecidos ha agobiado a los ciudadanos que tratan de encontrar un solo paquete de medicamentos necesarios. Los propietarios de farmacias organizaron muchas vigilias debido a la escasez de medicamentos, productos médicos y fórmulas infantiles, acusando a las empresas farmacéuticas de almacenarlos en sus depósitos sin supervisión. Aun así, algunos de ellos decidieron no hacer huelga para satisfacer las necesidades urgentes de sus pacientes.

maronites, saint sharbel
Imagen: ©MECC

Los importadores se abstuvieron de entregar medicamentos y suministros sanitarios porque el Banco Central no desembolsó los créditos. El 70% de los medicamentos necesarios se encuentran en los almacenes, incluidos 87 tipos diferentes de medicamentos oncológicos e inmunológicos, según el presidente de la Comisión Parlamentaria de Salud, el diputado Dr. Issam Araji. Todo ello, sabiendo que las empresas que importan suministros médicos se benefician en un 300%. El Líbano importa más del 80% de sus suministros de medicamentos en dólares estadounidenses, pero el Banco Central ha empezado a quedarse sin divisas. Para empeorar las cosas, el Banco Mundial advirtió que la crisis económica libanesa no está cerca de su fin, de hecho, es uno de los peores colapsos financieros del mundo en casi 200 años.


Víctimas de la crisis


Una amarga situación médica hace presagiar una catástrofe humanitaria que empieza a vislumbrarse en el ambiente, ya que la muerte a las puertas de los hospitales se ha convertido en una realidad. Mila, una niña de 4 años con cáncer de sangre, murió en los brazos de su madre porque ningún hospital pudo acogerla debido a sus limitadas capacidades y a la pérdida de los suministros necesarios. La madre de Mila, la Sra. Maria Moussa, relata la noche de la muerte de su hija a un sitio web de noticias, explicando que su hija fue tratada inicialmente en el Hospital Universitario St. George (Al Room) para luego recibir tratamiento en otro hospital, tras la explosión del puerto de Beirut, que dañó el Hospital Al Room.


La madre explica que el estado de Mila se deterioró esa noche porque su temperatura subió debido a la quimioterapia a la que se sometió, ya que su inmunidad era débil. La madre dice:

«Esa noche la llevamos al hospital donde la tratan (Mar Youssef, Dora), donde descubrimos que sufría una grave infección. Nos pidieron sangre para ella e intentaron salvarla, pero el hospital no estaba equipado con una sala de cuidados intensivos para niños, por lo que su estado empeoró. Empezamos a buscar otro hospital, pero sólo recibimos rechazos. Los argumentos eran muchos: no hay camas vacías, dejamos de recibir pacientes, esta noche no es un buen momento...».

Preguntaron a todos los hospitales universitarios, pero todos los rechazaron. Los hospitales dijeron que no recibían pacientes atendidos a cargo de la seguridad social del Estado, incluso cuando la familia de Mila expresó explícitamente su disposición a pagar cualquier cantidad que fuera necesaria para que la niña fuera hospitalizada.


Inmediatamente, la familia decidió buscar en otros hospitales menos avanzados, pero se repitió el mismo escenario. La Sra. María intentó entonces conseguir una cama para su hija a través de la mediación. Consiguió encontrar una cama en un hospital de Beirut, pero se negaron a acogerla por la noche y pidieron a la madre que esperara hasta la mañana. Por desgracia, el débil cuerpo de Mila no pudo hacerlo y falleció a pesar de todos los esfuerzos de la familia.


La historia de Mila es una de las muchas historias trágicas de familias libanesas a las puertas del hospital, ¿alguien escucha su sufrimiento?


Esfuerzos de ayuda internacionales y locales


Debido a la catastrófica crisis sanitaria que sufren los ciudadanos libaneses y los residentes extranjeros, el país está siendo testigo de iniciativas médicas que pueden contribuir, aunque sea un poco, al desarrollo de los servicios médicos. Por ejemplo, el médico libanés residente en África y el representante de la Unión Africana para la Asistencia Sanitaria, el Dr. Muhammad Al-Sahili, anunciaron una iniciativa presentada por los libaneses expatriados que puede tener como objetivo invertir en el sector hospitalario aumentando el valor de las acciones de los hospitales y poniéndolas a la venta en un 20% adicional, lo que significa elevar el valor de las acciones al 120% del capital financiado con dinero externo. Así, los libaneses que viven en el extranjero ayudan a su patria, el Líbano, a mejorar el tambaleante sector hospitalario.


Por otra parte, el Hospital Universitario Gubernamental de Beirut en Karantina inauguró una nueva unidad de endoscopia, dotada de modernos equipos y endoscopios para pulmones, tráquea, estómago e intestinos, con el apoyo de «Al Taawon - Líbano». El Hospital Karantina sufrió daños graves y masivos durante la explosión del puerto de Beirut el 4 de agosto de 2020, y se considera «un refugio vital para los grupos pobres y marginados del Líbano», según Fouad Bawarshi, jefe del órgano administrativo de la «Fundación Al Taawon».

maronites, saint sharbel
Imagen: ©MECC

El Ministro de Salud Pública, Dr. Hamad Hassan, mantuvo una reunión con el Embajador de Túnez en el Líbano, el Sr. Boraoui Al Imam, en la que se abordaron los «retos sanitarios actuales en tiempos de pandemia», y en la que se habló de la cooperación en materia de investigaciones científicas e intercambio de experiencias, especialmente en el sector de los medicamentos, a lo largo de muchos proyectos futuros. Hassan también se reunió con una delegación del Grupo Farmacéutico para hablar de una donación al Ministerio de Sanidad para aplicar la tarjeta sanitaria de medicamentos. Todas estas iniciativas se enmarcan en el plan que el ministerio ha desarrollado para automatizar la importación de medicamentos y su seguimiento hasta el desembolso a través de una tarjeta sanitaria electrónica que tendrían los ciudadanos libaneses. Esta tarjeta permitiría controlar los medicamentos y acabar con el contrabando y el monopolio.


Communication and Public Relations Department

Fuentes:

Lebanon 24 website:

https://bit.ly/3iU88SH

https://bit.ly/2UqB76J

https://bit.ly/3zFc7sh


Al Joumhouria website:

https://bit.ly/3wIRp92


MTV Lebanon website:

https://bit.ly/2SfssmN

https://bit.ly/2SSAVfP


Nida Al Watan website:

https://bit.ly/3gNmYIf

https://bit.ly/3vK88rt


Al-Ain News website:

https://bit.ly/3cVi4HQ


Annahar website:

https://bit.ly/2UheEbT



4 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo