"En este último siglo nos ha hablado por medio de su Hijo.” (Heb 1,1-2)


Concilio Vaticano II

Constitución sobre la Divina Revelación, Dei Verbum 3-4


Dios, que por medio del Verbo crea todas las cosas (cf. Jn 1, 3) y las mantiene en la existencia, da a los hombres un testimonio permanente de sí mismo en las realidades creadas (cf. Rom 1, 19-20). Pensando en dar a conocer el camino de la salvación celestial, fue más allá y se manifestó desde el principio a nuestros primeros padres... Tuvo incesantemente bajo su cuidado al género humano, para dar vida eterna a los que con perseverancia hacen el bien en busca de la salvación (cf. Rom 2, 6-7). Luego, en el tiempo que había señalado, llamó a Abraham para hacer de él una gran nación (cf. Gn 12, 2). Por los patriarcas y después por Moisés y los profetas, enseñó a este pueblo a reconocerse como el único Dios vivo y verdadero, Padre providente y juez justo, y a esperar al Salvador prometido por él, y de esta manera preparó el camino para el Evangelio a través de los siglos.


Luego, después de haber hablado de muchas y variadas maneras a través de los profetas, "por fin en estos días Dios nos ha hablado por el Hijo" (Hb 1, 1-2). Porque envió a su Hijo, Verbo eterno que ilumina a todos los hombres, para que habite entre los hombres y les hable de la intimidad de Dios (cf. Jn 1, 1-18). Jesucristo, por tanto, el Verbo hecho carne, fue enviado como "un hombre a los hombres". Él "habla las palabras de Dios" (Jn 3,34) y completa la obra de salvación que su Padre le encomendó (cf. Jn 5,36; 17,4). Ver a Jesús es ver a su Padre (Jn 14,9). Por eso Jesús perfeccionó la revelación al cumplirla con toda su obra de hacerse presente y manifestarse: con sus palabras y obras, con sus señales y prodigios, pero especialmente con su muerte y resurrección gloriosa de entre los muertos y envío definitivo del Espíritu de verdad.

21 visualizaciones0 comentarios