¡En memoria de tu beatificación, oh Rafka, protege el Líbano!


#maronitas
Santa Rafka

Por: Myriam El Zinati de maronitas.org


Ella sufrió con alegría y esperanza, llevó con piedad la cruz de Cristo y recorrió su camino al cielo, es Santa Rafka, la apóstol del dolor, de la redención y de la alegría.


Rafka fue bendecida en un día como este, para que floreciera el capullo de un santo, así el Líbano crecía en gracia, y se perfumaba con el olor de la santidad que emanaba de una monja que llevaba el nombre de Rafka, que compartió los sufrimientos de Cristo, así el cielo era digno.


El dolor de Rafka empezó desde niña, ella que perdió a su madre, la huérfana vivió con paciencia, tomando a María como madre, por eso vivió feliz bajo las alas de la Virgen que llenó el vacío causado por la ausencia de la madre, y sanó las heridas del santo con toques celestiales.


Rafka estaba en el monasterio de San Simeón Al-Qarn - Aitou, y amaba a Cristo con todo su corazón, así que el primer domingo de octubre de 1885 entró en la iglesia del monasterio y se puso a rezar pidiendo al Señor Jesús que compartiera con ella su sufrimiento salvador. Dios respondió inmediatamente a su plegaria. Y comenzó el camino de su dolor, por eso llevó la cruz con fe y amor, llamando a cada cristiano a llevar su cruz con alegría, esperanza y piedad.


"Amiga de la Cruz" y "Apóstol de los sufrimientos", "Verdadera discípula de Cristo y compañera del Redentor en sus sufrimientos", se convirtió en patrona de los enfermos que sufren, cantando con ella en todo momento: "Tu voluntad sea hecho"; Oremos hoy, en memoria de su beatificación, para obtener su fuerza, y tomar nuestra cruz con esperanza, para llegar al trono del cielo.

24 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo