En Sebaste, hubo mártires y hubo martirio

9 de marzo

Los Cuarenta Mártires de Sebaste

Icono Maronita de los Mártires de Sebaste realizado por Abdo Badwi. Cortesía de la foto: maronitas.org
Icono Maronita de los Mártires de Sebaste realizado por Abdo Badwi. Cortesía de la foto: maronitas.org

Por: Dr. Michel E. Abs Secretario General del Consejo de Iglesias del Oriente Medio

Disponible también en árabe y en inglés La historia de los mártires de Sebaste es uno de los ejemplos de la victoria de los impotentes sobre los poderosos. Cuarenta declararon su afiliación al credo del Maestro Encarnado, y se apresuraron a mantenerse firmes en el martirio. Sin embargo, cuando uno de ellos se debilitó y ganó la parte de los serviles, los que no se dejaron amedrentar por la crueldad de los tiranos le apoyaron. El testimonio de los cuarenta de Sebaste no es más que la punta del iceberg de las epopeyas de fe, valor y sacrificio. Algunos fueron ejecutados por granizo en la nieve, otros murieron entre los caninos de los depredadores, otros murieron quemados, sacrificados o descuartizados, y la lista continúa. El verdadero creyente goza de una firme determinación y una sólida afiliación que no afecta ni a la tentación ni a la intimidación. El verdadero creyente no abandona su creencia, su fe y su moral para salvar un cuerpo desgastado y sin valor. El verdadero creyente no se disculpa por su existencia ni por su creencia. El verdadero creyente es una realidad que se impone en este mundo. El verdadero creyente es un faro que ilumina el camino de la humanidad. Al basurero de la historia, los tiranos y los opresores son deportados. En cuanto a los honorables, los mártires y las personas de fe inquebrantable, coronan la cabeza de la historia de la humanidad. Ellos embellecen el pasado de la humanidad e inspiran su futuro. Los tiranos que no se privan de matar a los que no siguen su doctrina, perecieron de la misma manera en que mataron a sus víctimas... No, incluso peor. Da al asesino buenas noticias de matar incluso después de un tiempo, y con la medida que utilices, se te medirá... e incluso más Esto no es un regodeo, es una lección sacada de la historia. Los que están firmemente arraigados en su fe han sacudido la tierra y han hecho señas a una montaña para que se mueva, y ésta se ha movido. Los que están firmemente arraigados en su fe son la levadura de la justicia que se expande en las profundidades de la sociedad, y la cambia. Los que están firmemente arraigados en la fe son una escuela y un modelo que inspira a las generaciones que han nacido y a otras que aún no han nacido. Los mártires son una victoria de la verdad sobre la falsedad en el campo de batalla de los derechos humanos inspirados por la Divinidad. Los mártires son la prueba brillante de que la verdadera fe no conoce la retirada. Los mártires son aquellos que, con su sangre, su dolor y su espíritu, han preparado el camino del Reino. Somos hijos de la esperanza, hijos de la Resurrección. Nada nos impide mantenernos firmes en la rectitud de nuestra creencia. Somos hijos de la esperanza, hijos de la resurrección. Sabemos con certeza que nuestro reino no es de este mundo y estamos por encima de su mezquino significado. Somos hijos de la esperanza, hijos de la resurrección. El miedo no tiene cabida en nuestro léxico. ¿Cree alguien que después de los azotes, la crucifixión, el derramamiento de sangre en el camino al Calvario y en la cruz, la herida con una lanza, el beber vinagre, todo ello conducente a la resurrección, hay algo que nos asusta? Somos hijos de la vida, vencedores de la aniquilación a semejanza del Encarnado que perdonó. El perdón ha agudizado nuestra fuerza ya que está enraizado en el amor. Somos hijos de la vida que amamos a nuestros enemigos, bendecimos a los que nos maldicen y hacemos el bien a los que nos ofenden. Ciertamente, los mártires de Sebaste perdonarían a los que los arrojaron al fango de la tortura. ¿Por qué? Porque en sus corazones, en sus mentes y en sus almas no había lugar más que para el amor y el perdón. Mártires de Sebaste, su icono nos transmiten dolor y alegría: Dolor porque sus cuerpos fueron sometidos a las más duras formas de tortura; y alegría porque es un testimonio de la firmeza de la fe y su victoria sobre el odio. ¿No es este el caso de los mártires del credo en la Encarnación, que resiste a la nada?

26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo