top of page

“Feliz el hombre… (quien) se deleita en la ley del Señor y medita en su ley día y noche.” Sal 1, 1-2


#maronitas

Santa Teresa Benedicta de la Cruz [Edith Stein] (1891-1942)

Carmelita, mártir, copatrona de Europa

La historia y el espíritu del Carmelo


¿Qué significa “la ley del Señor”? El salmo 118 [119]… está lleno del deseo de conocer la ley del Señor y dejarse guiar por ella durante toda la vida. Es muy posible que el salmista estuviera pensando allí en la Ley del Antiguo Pacto. Llegar a conocerlo exigía realmente un estudio de toda la vida, y cumplirlo exigía un esfuerzo de voluntad que también duraba toda la vida. Pero el Señor nos ha librado del yugo de esta Ley. Podemos considerar la ley de la Nueva Alianza como el gran mandamiento del amor, que comprende toda la Ley y los profetas, como él dijo. El amor perfecto a Dios y al prójimo sería ciertamente un objeto digno de ser estudiado durante toda la vida.


Pero mejor aún, entendemos que la ley de la Nueva Alianza es el mismo Señor Jesús, ya que su vida es para nosotros el modelo de la vida que debemos vivir. Así cumplimos nuestra Regla si tenemos constantemente ante nuestros ojos la imagen del Señor Jesús para llegar a ser como él. El Evangelio es el libro que nunca habremos terminado de estudiar. Pero no encontramos al Señor solo en los relatos de aquellos que fueron testigos de su vida. Está presente para nosotros en el Santísimo Sacramento y en las horas de adoración ante el Bien sumo, la escucha atenta de la voz del Dios de la Eucaristía es a la vez “meditación de la ley del Señor” y “vigilia en oración”. Sin embargo, el grado más alto se alcanza cuando “la ley habita en nuestro corazón” (Sal 40,11).

55 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page