«Gritó aún más fuerte»

San Gregorio Magno (c.540-604)

Papa, Doctor de la Iglesia

Homilías sobre el Evangelio, nº 13; PL 76, 1081


Curación del ciego
Icono de la curación del ciego

Si alguno reconoce las tinieblas de su ceguera... que grite con toda su alma, que diga: "¡Jesús, hijo de David, ten piedad de mí!" Pero oigamos lo que sucedió cuando el ciego gritaba: "Y la gente de delante le reprendió para que callara" (Lc 18,39).


¿Qué significa "la gente de delante" cuando viene Jesús, sino la multitud de los deseos corporales y el alboroto causado por nuestros vicios? Antes de que Jesús venga a nuestros corazones, ellos perturban nuestros pensamientos tentándonos, y confunden completamente las palabras en nuestros corazones mientras oramos.


A menudo deseamos convertirnos al Señor cuando hemos cometido algún mal. Cuando tratamos de orar seriamente contra las faltas que hemos cometido, las imágenes de nuestros pecados vienen a nuestro corazón. Oscurecen nuestra visión interior, perturban nuestra mente y abruman el sonido de nuestra petición...


Pero oigamos lo que hizo el ciego, aún no iluminado. "Pero gritó aún más: 'Hijo de David, ten piedad de mí'"... En proporción al tumulto de nuestros pensamientos poco espirituales debe estar nuestro afán de persistir en la oración... Seguramente es necesario que cuanto más duramente se reprima la voz de nuestro corazón, más firmemente debe persistir para superar el alboroto de los pensamientos prohibidos e irrumpir con su intrépida perseverancia en los graciosos oídos de nuestro Señor.


Creo que todos observan lo que digo en sí mismos, y en sí mismas. Cuando volvemos nuestra mente de este mundo a Dios, cuando nos convertimos a la obra de la oración, lo que antes nos gustaba hacer lo soportamos después en nuestra oración como algo exigente y pesado.


El santo deseo sólo con dificultad destierra de nuestro corazón el recuerdo de ellas... Pero cuando persistimos ardientemente en nuestra oración, fijamos a Jesús en nuestro corazón al pasar. Por eso: "Pero Jesús se detuvo y ordenó que se lo trajeran" (v. 40).


Texto bíblico


Llegaron a Jericó. Cuando Jesús, sus discípulos y una gran multitud salían de Jericó, Bartimeo, hijo de Timeo, un mendigo ciego, estaba sentado al borde del camino.

Al oír que era Jesús de Nazaret, empezó a gritar y a decir: "¡Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí!".

Muchos le mandaron callar, pero él gritó aún más fuerte: "Hijo de David, ten piedad de mí".

Jesús se detuvo y dijo: 'Llámenlo'. Y llamaron al ciego, diciéndole: "Anímate, levántate, que te llama".

Entonces, arrojando su manto, se levantó de un salto y se acercó a Jesús.

Jesús le dijo: "¿Qué quieres que haga por ti? El ciego le dijo: "Maestro mío, déjame ver".

Jesús le dijo: "Ve; tu fe te ha hecho sano". Al instante recobró la vista y le siguió por el camino.


(Evangelio según san Marcos 10,46-52)

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo