La estrella de Belén para los que se han perdido

Mensaje de Navidad 2021 del Secretario General del MECC Dr. Michel Abs

هذا التقرير متوفّر أيضًا باللّغة العربية


Text available in English

Dr. Michel Abs, MECC, Middle East Council of Churches


Mensaje de Navidad 2021 del Secretario General del MECC Dr. Michel Abs


En la cúpula del cielo, una estrella brilló, anunciándonos el Advenimiento del que viene en nombre del Padre. Desde lo alto de las alturas, la estrella vino a decirnos que el Esperado había llegado, y que la humanidad se encontraba en el umbral de una era que no se parecía en nada a la que la había precedido. El cielo no podía callar cuando se produjo la Encarnación, así que habló a través de la estrella. La estrella era el heraldo de la Encarnación, así como la Cruz era el heraldo de la victoria sobre las fuerzas de las tinieblas. La estrella brillaba con serenidad, pero con reserva. Brillando con la noticia que el Creador le había confiado y reservada según la humildad de Aquel que había venido. La estrella brillaba sobre los magos al percibir en su aspecto lo que habían leído en los signos de los tiempos y se proponían llevar a cabo lo que estos signos les habían encomendado. Y esta estrella era reservada, ya que nos hablaba de un niño humilde nacido de padres humildes en un humilde pesebre. Qué lleno de significados estaba este acontecimiento, un hecho ordinario en su tiempo y fatídico en su destino. Un Niño pequeño sin poder ni fuerza que trastorna las moradas de los que sobresalen en la praxis de la supremacía y el dominio. Un pequeño que acababa de entrar en la vida, y los magos se inclinaban ante Él y los poderosos le temían. Los magos, que comprendieron el mensaje de la estrella, le ofrecieron oro, incienso y mirra. Con su sabiduría, comprendieron el significado de lo que le esperaba. En cuanto a los arrogantes, que sólo discernieron en el advenimiento del Niño lo que afectaba a su autoridad y a su altivez, alistaron todo su egoísmo y malicia para proteger sus ganancias terrenales. Un pequeño que apenas había visto la luz del día asustó a un tirano que ahogó a su pueblo en un baño de sangre que llegó a ser ejemplar en la historia de la humanidad. Dime, oh estrella eterna, ¿cómo fuiste capaz de aparecerte a los dignos y ocultar tu luz a los vencidos? ¿Cómo fuiste capaz de guiar a los magos, los sabios reyes caldeos, que vinieron desde los confines del Levante, desde Mesopotamia, hasta donde habitaba Emmanuel en la tierra de Canaán? ¿Son los secretos de la Sabiduría Divina los que sobreviven al Encarnado mientras espera el tormento de la Redención? ¿O es la voluntad humana, en su inconsciencia, la que anhela una Encarnación que las naciones esperaban desde tiempos inmemoriales? ¿O es el viviente que está inmerso en su servidumbre a los más fuertes, al error y al pecado, aspirando a ser liberado de ellos a manos del rebelde Encarnado? ¿O es la humanidad la que anhela la eternidad, deseosa de asistir a la conquista del Crucificado sobre el cráter de la nada? Todas estas paradojas fueron atestiguadas por la estrella. Era el ángel que había conducido a los Magos desde Jerusalén a Belén, como afirmaba San Juan Crisóstomo. Lo que los magos vieron fue el ángel del Señor que les envió una luz que brillaba más que toda luz, para anunciarles la encarnación de la Fuente de toda Luz, para anunciarles la venida del Altísimo, que tomó un cuerpo de la Virgen y aceptó asumir el despreciable vaso de tierra de los hijos de los hombres, para conducirlos del mundo de las tinieblas al mundo de la Luz. El Verbo se encarnó. Se encarnó el Santo Eterno cuya justicia no puede ser comprendida. Qué grande eres, Belén, por lo que presenciaste en ese día crucial para la humanidad. Beth Lahmo, «La Casa del» Pan en arameo siríaco, la lengua del Niño, la lengua de su pueblo y la lengua de su civilización. Sintetiza todos los comienzos. Desde aquel día, hay quienes llegaron a conocer el Camino y hay quienes lo han perdido. Entre ellos están los que conocieron al Emmanuel, la Piedra Angular, y se dieron cuenta de la esencia de Su mensaje y lo convirtieron en la hipóstasis de sus vidas y entre ellos están los que entendieron poco, pero los peores son los que se rebelan contra Él. ¿Cómo puede una persona no conocer la Verdad que la libera? ¿Cómo puede una persona no ver cómo el Humano Nacido conquistó al tirano, y no discernir la victoria del amor sobre el odio, la victoria de la Palabra sobre la espada? Quien no discierne lo que significa la estrella de Belén, quien no se da cuenta del significado de todos los símbolos que la rodean y no comprende el mensaje de la estrella del nacimiento maravilloso, no llega a conocer los fundamentos de las relaciones humanas y la civilización sobre la que se construye. Estas son las ovejas que han perdido el rumbo.

Habitan en la noche de una vida dispersa y cansada, y el egoísmo de sus divisiones ciegas les pesa como montañas. Su pequeña y limitada existencia oscila entre aceptar y rechazar al Esperado. Anhelan al que es y lo rechazan al mismo tiempo. Optan por su propio mundo en lugar de por su propia fe y se sumergen en el egoísmo y el materialismo hasta la embriaguez. Ahora mismo, en esta época, rechazan las raíces de su propia civilización negándose a reconocer la virtud de estas raíces. El logotipo de la cruz en la puerta de la farmacia les molesta. Las promesas que anuncia la Navidad les perturban el sueño. Han llegado a dar a sus fiestas, así como a sus oraciones, significados que ocultan lo que verdaderamente llevan. Las plazas de las ciudades y de los pueblos dedicadas a los nombres de los santos, así como los símbolos y las obras artísticas que contienen, se han convertido en algo difícil de vivir para ellos. Han olvidado que Dios se encarna en el nacimiento de cada niño y que la promesa se renueva cada vez que la tierra se llena de vida. Han olvidado que cuando el Señor dijo a los pescadores que fueran a predicar a todas las naciones y a bautizarlas en el nombre de la Santísima Trinidad, estaban en la era de las tinieblas, y que fue esta Trinidad la que los sacó de ella. Malos son los tiempos en los que lo que es santo se echa a los perros y en los que las perlas se echan a los cerdos para que las pisoteen (cf. Mateo 7, 6). Es el jabalí que desgarró a Adón ignorando que Adón es el Hijo de la Resurrección En nombre del laicismo, profanan lo que es sagrado sin embargo, el laicismo de ellos está en el claro. En nombre del secularismo, así como en la búsqueda de nuevas identidades, el mensaje del Encarnado es asediado y derribado. Sin embargo, hay quienes defienden la fe cristiana que consideran su identidad. A estas honorables personas les decimos que la estrella de Belén sigue brillando, difundiendo luz, amor y alegría cada vez que la vida se renueva con la llegada de un recién nacido a este mundo. A estas personas honorables les decimos: preserven la fuente de sus valores, ideales y cultura preservando el mensaje del Maestro a sus sociedades. No permitan que se extienda el vandalismo entre ustedes, porque eso llevará a su civilización a su fin. Quien insta a la perfidia en sus creencias, alegando con objetivos disfrazados y promesas brillantes, pretende destruir su civilización, acabar con su cultura y arrastrarlos a la esclavitud de sus propósitos tanto para ustedes como a través de ustedes. Ridiculiza sus creencias mientras coloca sus prácticas en el rango de lo sagrado. Es el mensaje del Maestro que separó la religión del estado, al igual que dio lo que pertenecía al César al César y lo que es de Dios a Dios. Es el mensaje del Encarnado el que sentó las bases de la justicia social y los derechos humanos. Es el mensaje del Rebelde el que preservó la dignidad humana e hizo a la mujer igual al hombre. Es el mensaje del Señor el que protegió a los refugiados, a los marginados y a los cargados. En el mensaje del Encarnado, del Crucificado y del Rebelde contra la perdición, se encuentran las raíces de todo lo que las civilizaciones del mundo aspiran para un futuro mejor de la humanidad. ¿Es este un mensaje del que el portador deba avergonzarse? He aquí un llamamiento a las personas honorables de todas las naciones que están oprimidas por la tiranía del nihilismo y el valor del vacío. ¡Toma la postura de un solo hombre contra los que pretenden desarraigar tu memoria y desarraigar tu fe! ¡Únete a la postura del Maestro encarnado frente a los mercaderes del templo! ¡No permitas que el Maestro sea crucificado dos veces! ¡Perdona, pero no te rindas y no entregues todo lo que te es querido! La fe es igual a la existencia porque es el camino para mejorar la existencia. La fe guía tu vida tanto en sus diarios como en sus metas. Oh, gente honorable de todas las naciones, digan a los que han perdido su memoria cultural y moral que se inspiren en la estrella de Belén, ya que se han perdido.



2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo