La muerte del pequeño Rayan conmueve a Marruecos y al mundo

El mundo contuvo la respiración ante este extraordinario rescate, hasta el trágico final. La muerte del pequeño Rayan, atrapado durante cinco días en el fondo de un pozo en una región pobre del norte del reino, dio la vuelta a las redes sociales y despertó una avalancha de emociones en todo el mundo.




"El funeral tendrá lugar mañana (lunes)", declaró a la AFP Abderrahim Bouazza, diputado de la provincia de Chefchaouen.


No se ha hecho pública ninguna información oficial sobre una posible autopsia, pero probablemente sea el motivo del retraso del funeral. Según la tradición musulmana, los funerales tienen lugar rápidamente después de la muerte.


Según informaciones no confirmadas, el cuerpo del niño de 5 años fue trasladado al hospital militar de Rabat.


La prensa dominical marroquí, al unísono, rindió un emotivo homenaje al pequeño.


"Trágico epílogo", "Tristeza y conmoción en Marruecos", "La caída de un niño que recordó al mundo los valores de la humanidad", decían los titulares.


"Ejemplo"


Visiblemente emocionado, el Papa Francisco saludó a "todo un pueblo (marroquí) que se unió para salvar a Rayan", durante el rezo del Ángelus celebrado en el Vaticano. "Lo intentaron todo, lamentablemente no sobrevivió. Pero qué ejemplo. Gracias a este pueblo por este testimonio", reaccionó Francisco.


En una muestra de la inmensa emoción causada por la tragedia, fue el gabinete real el que anunció la muerte del niño el sábado por la noche.


El propio rey Mohamed VI llamó a los padres de Rayan para darles el pésame, con el rostro descompuesto.


La carrera contrarreloj protagonizada durante cinco días por los rescatadores fue seguida en directo por innumerables internautas.


Y nada más anunciarse el fallecimiento, los homenajes en las redes sociales llegaron de todo el mundo, desde la vecina y rival Argelia hasta Francia y Estados Unidos, en todos los idiomas.


Pequeño ángel


"Un angelito, luchaste hasta el final, un héroe", dijo un usuario en Twitter. "Tuvo éxito donde los líderes y los medios de comunicación fracasaron. Unió a la gente a su alrededor", añadió otro usuario.


"El valor de Rayan permanecerá en nuestra memoria y seguirá inspirándonos. La dedicación del pueblo marroquí y de los socorristas también seguirá inspirándonos", escribió el internacional argelino del AC Milan Ismael Bennacer en un tuit acompañado de un dibujo de un niño que se eleva hacia el cielo agarrado a un globo con forma de corazón con los colores de Marruecos.


"Todos teníamos la esperanza de que el pequeño Rayan lo consiguiera. Todo esto es tan trágico", reaccionó también en Twitter la novelista marroquí-estadounidense Laila Lalami, mientras que el presidente francés Emmanuel Macron dijo en Facebook "a la familia del pequeño Rayan y al pueblo marroquí que compartimos su dolor".


Sin embargo, una voz disiente. Un internauta lamentó un "mundo distópico en el que todas las naciones árabes se conmueven por el rescate de un niño en Marruecos mientras decenas mueren cada día por la hambruna o los bombardeos en Yemen y Siria", antes de añadir: "NB: Todas las vidas cuentan".


Héroe


Rayan había caído accidentalmente el martes en un pozo seco de 32 metros, estrecho y de difícil acceso, excavado cerca de la casa familiar en la aldea de Ighrane, en la provincia norteña de Chefchaouen.


Los rescatadores entraron en la brecha horizontal el sábado por la tarde y continuaron su trabajo palmo a palmo, excavando a mano para evitar cualquier desprendimiento.


Hasta el viernes, los rescatistas habían intentado hacer llegar a Rayan oxígeno y agua a través de tubos y botellas, pero no era seguro que pudiera utilizarlos.


Nada más producirse la tragedia, miles de simpatizantes se apresuraron a mostrar su solidaridad y acamparon en el lugar, en esta zona montañosa del Rif, a casi 700 metros de altitud.


A medida que se acercaba el final, en un ambiente febril antes de que se volviera sombrío, la multitud rezaba y cantaba.


Un perforador voluntario, Ali Sahraoui, un hombre de unos cincuenta años que cavó la tierra con sus manos durante la operación de rescate, se convirtió en un "héroe" de las redes sociales durante un tiempo.


Este accidente se hizo eco de una tragedia ocurrida a principios de 2019 en Andalucía (España), donde Julen, de dos años, pereció tras caer a un pozo de 25 centímetros de diámetro y más de 100 metros de profundidad.


Su cuerpo fue encontrado tras 13 días de búsqueda excepcionalmente exhaustiva.


Con AFP/ IciBeyrouth/ Maronitas.org

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo