Search
  • Parroquia Maronita de San Chárbel

La Navidad une a un Irak dividido

El voto unánime del Parlamento para hacer del nacimiento de Jesús un día festivo anual tiene éxito donde otros días festivos nacionales han fracasado.


22 de diciembre


El texto original fue publicado en MECC el 22 de diciembre de 2020. Traducción y publicación por maronitas.org con la autorización expresa y petición de The Middle East Council of Churches.

Sacerdotes celebrando una misa de Navidad en la iglesia de Mar Hanna en Qaraqosh el 25 de diciembre de 2016

Imagen: Chris McGrath / Getty Images



Diecisiete años después de la caída de Saddam Hussein, la fraccionada nación iraquí –dividida en su mayoría entre musulmanes sunitas, chiítas y kurdos– sigue sin poder acordar un día nacional.


Pero pudieron ponerse de acuerdo sobre la Navidad.


La semana pasada, el parlamento aprobó por unanimidad una ley para hacer de la Navidad una "fiesta nacional, con frecuencia anual".


Esta última frase dio gran “alegría y satisfacción” a S.B. Luis Rafael card. Sako, patriarca de la Iglesia Católica Caldea. El pasado octubre, presentó una petición oficial al presidente iraquí Barham Salih para hacer de la Navidad un día festivo permanente.


“Hoy en día la Navidad es realmente una celebración para todos los iraquíes”, dijo Basilio Yaldo, obispo auxiliar de Bagdad y estrecho colaborador de Sako. “Este es un mensaje de gran valor y esperanza”.


En 2008, el gobierno declaró la Navidad como un “día festivo único”.


En 2018, el parlamento enmendó la ley para que la Navidad sea para todos los ciudadanos.


Pero después de cada ocasión, no se renovó.


“La declaración es hermosa, pero llega muy tarde”, dijo Ashur Eskrya, presidente de la Sociedad de Ayuda Asiria-Irak.

“Pero nuestro problema no son las vacaciones, sino la situación de nuestro pueblo”.


La población cristiana de Irak era un número de aproximadamente 1,4 millones antes de la invasión de EE.UU. Hoy, después de años de guerra y la insurgencia de ISIS, se estima que los cristianos son menos de 250.000.

“La apropiación de tierras continúa en las Llanuras de Nínive”, dijo Eskrya. “Y los cristianos sufren con todos los iraquíes el deterioro de la economía en medio de las restricciones de COVID-19”.


“A los iraquíes cristianos siempre se les permitió celebrar la Navidad ellos mismos”, dijo. Los que trabajaban para el gobierno recibieron dos días libres y tres para la Pascua.


Eskrya vive en Dohuk, en la Región Autónoma del Kurdistán, en el norte de Irak. Hogar de la mayoría de los cristianos iraquíes, y desde 2003 también han dado a veces la Navidad como fiesta para todos. Pero las decoraciones llenan las calles de la ciudad y los centros comerciales locales, dijo, mientras que el gobierno proporciona a los cristianos asirios siete fiestas religiosas y étnicas adicionales.

Pero los kurdos son una de las razones por las que Irak no puede establecerse en una fiesta nacional singular. La nación logró la independencia de Gran Bretaña el 3 de octubre de 1932, pero esto coincide con un día de luto por un icono kurdo que desafió a Saddam Hussein.


El derrocamiento del dictador también se ha propuesto como día nacional, pero es una fecha demasiado divisiva dentro de la política iraquí. Incluso el Ramadán divide a los musulmanes iraquíes: Los sunitas siguen la designación de Arabia Saudita, dijo Eskrya, mientras que los chiítas siguen a Irán.


Simbólico también es la falta de un himno nacional, ya que el fracaso de Irak en desarrollar una identidad coherente ha perjudicado a la comunidad cristiana.


Ara Badalian, pastor de la Iglesia Bautista Nacional de Bagdad, calificó la declaración de Navidad como “un gran logro” que enfatiza el componente cristiano de la sociedad.


Pero se necesita todavía más.


“Espero que vaya acompañado de la ayuda a la pequeña minoría de cristianos para que permanezcan en Irak”, dijo. “[El gobierno] debe reconstruir sus casas dañadas, y proporcionarles protección”.

Muchos cristianos esperaban que el movimiento de protesta no sectario del año pasado contribuyera a una identidad nacional. La represión, que mató a cientos de personas, hizo que la Iglesia Católica Caldea cancelara las celebraciones de Navidad.


Las protestas, sin embargo, llevaron al nombramiento de un primer ministro reformista, Mustafa al-Kadhimi, quien prometió a Sako que ayudaría a garantizar el retorno seguro de los refugiados cristianos.


El gobierno puede haber tenido un incentivo para dar prioridad a la Navidad.

A principios de este mes, el Papa Francisco anunció que su primer viaje después de COVID-19 lo llevará a “las llanuras de Ur, ligadas a la memoria de Abrahán”.


Este hombre de 84 años se convertiría en el primer pontífice en visitar Irak, si las condiciones de la pandemia lo permiten.

“Un pensamiento insistente me acompaña cuando pienso en Irak”, declaró Francisco en junio de 2019, cuando anunció por primera vez su intención.


“Quiero ir... para poder mirar al futuro a través de la participación pacífica y compartida en la construcción del bien común”.

Sako llamó a la designación navideña “uno de los primeros frutos”, y espera que le sigan más.


“Todos en Irak, cristianos y musulmanes, estiman [al Papa Francisco] por su sencillez y cercanía”, dijo Sako.


“Sus palabras... son las de un pastor. Es un hombre que trae la paz”.


“Una de las razones principales de la visita es el alentar”, escribió Rifaat Bader del Centro Católico de Estudios y Medios de Comunicación, con sede en la vecina Jordania. En Erbil, en el Kurdistán, el Papa visitará a los cristianos que huyeron del ISIS. Y yendo a Mosul y Qaraqosh en las Llanuras de Nínive, espera animarlos, y a los que están en el extranjero, a a que regresen a su hogar ancestral.


Estas áreas comprenden el 80 por ciento de los cristianos que quedan en Irak.


Eskrya es escéptico.


“El gobierno no puede hacer nada para que la gente regrese a casa”, dijo, enfatizando la necesidad de una cultura de respeto a los cristianos como ciudadanos autóctonos.


“Unas vacaciones y una visita no cambiarán las cosas”.


Sin embargo, algunas zonas de Bagdad ya han sido decoradas para la Navidad. Un árbol de 16 pies se encuentra en un barrio de religiones mixtas, con vistas al río Tigris.


La Iglesia de San Jorge, la única congregación anglicana que queda en Irak, tendrá un día festivo socialmente distante.


“Los cristianos que se quedaron en Irak celebrarán una Navidad llena de desafíos, pero también de alegría, como le dijeron los ángeles a los pastores”, dijo Faiz Jerjes, el párroco.


“Exactamente igual que cuando nació Cristo”.


Fuente: Christianity Today

https://bit.ly/34BAWaF


1 view0 comments

Derechos reservados ®

Parroquia Maronita de San Chárbel

Diseñado por iChárbel.digital

Cantos Maronitas