La rehabilitación de la escuela siria devuelve la esperanza a sus alumnos tras diez años de guerra

El texto original fue publicado en MECC del 8 de junio de 2021. Traducción y publicación por Maronitas.org con la autorización expresa y petición de The Middle East Council of Churches.


Por: Lama Halawi

Fotógrafo: Ibrahim Ibrahim Melhem

Oficina de Siria


Suena el timbre de la escuela anunciando el comienzo de las clases. Los alumnos se apresuran a ocupar sus puestos en largas filas alrededor del patio de la escuela. Luego saludan a la bandera y se dirigen a sus aulas. Poco después, las aulas de los edificios que rodean el patio se llenan de estudiantes, excepto un edificio construido con piedras antiguas; este edificio es el más antiguo de la escuela. Permanecerá vacío hasta que finalicen las actividades de rehabilitación y se retiren todos los efectos de la guerra, ya que permaneció en pie a pesar de los bombardeos y las explosiones terroristas durante los años de guerra en Siria.


El MECC, en cooperación con las iglesias de los Países Bajos, está rehabilitando este edificio de la Escuela Secundaria privada de Siria en Alepo, dentro del Programa de Rehabilitación que restaura los establecimientos religiosos y sociales que fueron dañados por la guerra siria.


Esta escuela se creó en 1947 para educar a los alumnos que se reunieron de la diáspora armenia que sobrevivió a las masacres del Imperio Otomano.


La escuela está constituida por un edificio principal que incluye en su planta baja laboratorios y oficinas además de otras dos plantas que incluyen aulas y salas de profesores. Además, la escuela incluye una sala de museo, una sala de actividades y otro edificio auxiliar.


La Escuela Secundaria Privada Siria sufrió grandes daños durante la guerra, ya que está situada en la línea del frente militar.


La Iglesia experimenta los sufrimientos de la guerra con la población


Su Eminencia, el Reverendísimo Metropolitano Apostólico Armenio de Alepo, Masis Zoboyan, dijo:


«La población de Alepo, como la de cualquier otro lugar de Siria, ha experimentado las duras circunstancias y el miedo durante la guerra. Los edificios residenciales y las iglesias fueron destruidos (...) un gran número de personas fueron desplazadas. A pesar de todas estas difíciles circunstancias, la iglesia no ha abandonado a sus hijos y ha abierto sus puertas a todos sin discriminación».

Y añadió:


«La iglesia experimentó el gran dolor junto con la población durante la guerra siria, similar al dolor experimentado junto con el pueblo armenio durante el genocidio. Estoy orgulloso de nuestros sacerdotes que no se fueron, sino que permanecieron en la diócesis de Alepo y compartieron el dolor de la gente. Las organizaciones humanitarias desempeñaron un papel activo durante la guerra y después de ella. Prestaron asistencia a la población animándola a permanecer en el país. La iglesia tuvo un papel central y nuestras escuelas y asociaciones armenias tuvieron un papel activo en la prestación de ayuda a los cristianos, a los armenios ortodoxos de Alepo y a todos los necesitados, independientemente de su religión».

Sobre la Escuela Secundaria Privada Siria, dijo:


«La escuela está muy bien considerada en la sociedad de Alepo y entre la población armenia de allí. Un gran número de sus graduados alcanzaron posiciones importantes en Alepo y en diferentes sociedades del mundo».

Sobre la rehabilitación, añadió


«El edificio de la escuela sufrió graves daños durante la guerra, al igual que todos los demás edificios del barrio de Al Midan, que estaban situados en la primera línea de las operaciones militares. Los efectos de la guerra todavía son evidentes en muchos edificios que rodean la escuela. La rehabilitación de la escuela es un proyecto muy importante para nosotros, porque anima a la gente a quedarse en Siria y en Alepo, además de preservar su valor cultural.
»A pesar de todas las dificultades, seguimos presentes en Siria y en Alepo con la esperanza de un futuro mejor. Obtenemos la esperanza de nuestra fe cristiana, en primer lugar, y de las iglesias y organizaciones humanitarias que nos apoyan, en segundo lugar. Nuestra diócesis es grande y se extiende por Siria y tenemos muchos proyectos de futuro relacionados con las iglesias y las escuelas. Nosotros, como sirios que vivimos en Siria, tenemos un papel que desempeñar en la reconstrucción de este país».

El metropolita Zoboyan concluyó diciendo:


«Quiero dar las gracias de todo corazón a nuestros hermanos de Holanda porque han comprendido nuestro dolor, han escuchado nuestra voz y nos han ayudado. También quiero pedirles que continúen con su misión. Esta misión no es sólo cristiana; es también una misión humanitaria que sirve a todo el mundo y especialmente a las iglesias de Siria que han sufrido mucho durante los años de guerra. Además, quiero darles las gracias por no olvidarse de Siria y recordarla en sus oraciones y por llevar a cabo un proyecto tan importante, como es la rehabilitación de la "Escuela Secundaria Privada de Siria"».

Una larga historia y un lugar especial en la comunidad armenia


El director de la Escuela Secundaria Privada Siria, Agob Kelejian, dijo:


Vivimos días duros y difíciles durante la guerra en Alepo. Nuestra pérdida no es sólo material (...) nuestra pérdida es humana. Muchas personas murieron en explosiones y bombardeos, ya que la guerra no tiene piedad. Cada vez que salíamos de nuestras casas teníamos miedo de no volver nunca con nuestras familias».

Y agregó:


«A pesar de todas las dificultades, continuamos el proceso educativo. Tuvimos que trasladarnos a otro edificio más seguro en un lugar diferente, porque ya no podíamos continuar el proceso académico en esta escuela, ya que los grupos terroristas estaban a sólo 100 metros de distancia y los bombardeos eran muy intensos. El número de alumnos se redujo a 750 después de tener unos 1150. Aunque la situación era muy dura, nunca dejamos de dar clases».

Continuó diciendo:


«Durante la guerra, se produjo la explosión de un coche bomba junto a la escuela, lo que provocó la destrucción de su nuevo edificio, a lo que siguió un intenso bombardeo de mortero sobre la escuela. Estos morteros estaban hechos de botes de gas rellenos de explosivos que causaban una destrucción masiva allí donde caían. El antiguo edificio de la escuela también sufrió enormes daños y es, en particular, el edificio que estamos restaurando hoy».
»La importancia de la rehabilitación de la escuela proviene de la importancia de su historia. Esta escuela tiene una posición única en la conciencia de la comunidad armenia de Alepo en particular, y en la comunidad en general.
»Al principio, era simplemente un orfanato y una casa para viudas que estableció la benefactora Karin Ibih, que dejó sus estudios universitarios en Dinamarca y se trasladó a Alepo para ayudar a las viudas y los huérfanos armenios que sufrieron los horrores del genocidio. Crió a los huérfanos y enseñó a las viudas artesanía. Vendía su producción para ayudarlas a obtener algunos ingresos para poder vivir. La Escuela Secundaria Privada Siria se creó en 1947. Fue la primera escuela secundaria armenia de Siria. Fue muy apreciada en Alepo y en ella se graduaron miles de estudiantes que están dispersos por todo el mundo. Esperan poder volver y visitar la escuela que tanto echan de menos».

Concluyó diciendo que


«la rehabilitación de la Escuela Secundaria Privada Siria da esperanza a los padres y a los estudiantes que viajaron al extranjero. Muchos de ellos nos han dicho que la rehabilitación de la parte destruida de la escuela les ha hecho desear volver y matricularse en ella».


Los estudiantes recuperan la esperanza de alcanzar sus sueños


Armen es un estudiante de 16 años de la escuela. Dijo:


«Durante la guerra, vivíamos con un miedo constante. La guerra que vivimos era como una nube negra que cubría toda Siria. Fuimos desplazados dejando atrás nuestros hogares y nuestra querida escuela. Recuerdo que con el comienzo de la guerra, las granadas de mortero caían en el patio de la escuela y también en su edificio. Por ello, tuvimos que trasladarnos a otro edificio en el barrio de Alslemanieh, en Alepo, ya que la situación allí era menos peligrosa».

Y añadió:


«La historia de la escuela es muy importante para mí porque aquí puedo aprender mi lengua materna, la lengua armenia, de una manera académicamente profesional. Eso no lo puedo aprender en ninguna otra escuela. Además, esta es la escuela de mis padres y quiero continuar mi educación aquí».



Sobre la rehabilitación, Armen dijo:


«El antiguo edificio de nuestra escuela es el principal, mientras que los otros se construyeron después. Este edificio principal fue el más dañado. Las actividades de rehabilitación en nuestra escuela nos devolvieron la esperanza y, por primera vez desde el comienzo de la guerra, nuestro sueño puede hacerse realidad».


Houri, un estudiante de 15 años de la escuela, dijo:


«Tras el fin de la guerra, volvimos a nuestra ciudad y a nuestra escuela. Me sentí muy feliz por ello. Al principio, la escuela parecía diferente a lo que estábamos acostumbrados antes de la guerra. Sin embargo, después de pasar el año académico y pasar buenos momentos aquí, la vemos de nuevo como nuestra encantadora escuela. Estamos esperando que terminen las actividades de restauración en el edificio antiguo porque es el edificio principal de nuestra escuela y las aulas allí son más grandes que las que estamos usando actualmente, además de que todas las generaciones anteriores se graduaron en ese lugar».

El edificio de la Escuela Secundaria Privada Siria en el barrio de Al Medan, en Alepo, fue testigo de una guerra dura y destructiva en Alepo. Muchas ciudades sirias siguen siendo testigos de una guerra continua hasta ahora. Los alumnos de la escuela están esperando a que se complete el proceso de rehabilitación para continuar sus estudios en el antiguo edificio que guarda sus recuerdos de antes de la guerra y que guardará sus nuevos recuerdos al continuar el camino creado por las generaciones anteriores.

8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo