"Nadie viene al Padre sino por mí"

Catecismo de la Iglesia Católica

257-258, 260


#maronitas


"¡Oh bendita luz, oh Trinidad y primera Unidad!" Dios es bienaventuranza eterna, vida imperecedera, luz inmarcesible. Dios es amor: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Dios libremente quiere comunicar la gloria de su vida bendita. Tal es el "plan de su bondad amorosa" (Ef 1, 9), concebido por el Padre antes de la fundación del mundo, en su Hijo amado: "Nos destinó por amor a ser sus hijos" (Ef 1, 4- 5) y "ser hechos conforme a la imagen de su Hijo" (Rom 8,29), mediante "el espíritu de filiación" (Rom 8,15). Este proyecto es una "gracia [que] nos fue dada en Cristo Jesús antes de los siglos" (2 Tim 1, 9-10), que brota inmediatamente del amor trinitario. Se desarrolla en la obra de la creación, toda la historia de la salvación después de la caída, y las misiones del Hijo y del Espíritu, que se continúan en la misión de la Iglesia.


Toda la economía divina es obra común de las tres personas divinas. Porque así como la Trinidad tiene una sola y la misma naturaleza, también tiene una sola y la misma operación. Así la Iglesia confiesa, siguiendo el Nuevo Testamento, "un Dios y Padre del cual proceden todas las cosas, y un solo Señor Jesús Cristo, por quien son todas las cosas, y un Espíritu Santo en quien son todas las cosas". Son sobre todo las misiones divinas de la Encarnación del Hijo y el don del Espíritu Santo las que manifiestan las propiedades de las personas divinas.


El fin último de toda la economía divina es la entrada de las criaturas de Dios en la unidad perfecta de la Santísima Trinidad (Jn 17, 21-23). Pero también ahora estamos llamados a ser morada de la Santísima Trinidad: "Si un hombre me ama", dice el Señor, "mi palabra guardará, y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y hacer nuestra morada con él" (Jn 14,23): "Oh Dios mío, Trinidad a quien adoro, ayúdame a olvidarme por completo de mí mismo para establecerme en ti, inamovible y apacible como si mi alma estuviera ya en la eternidad. ¡Que nada pueda perturbar mi paz ni hacerme dejarte, oh mi Dios inmutable, sino que cada minuto me acerque más a tu misterio! Concédeme la paz del alma. Hazlo tu cielo, tu morada amada y el lugar de tu descanso. Que nunca te abandone allí, sino que esté allí entero y entero, completamente vigilante en mi fe, completamente adorador y completamente entregado a tu acción creadora”. (Beata Isabel de la Trinidad)

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo