“Os daré pastores” (Jer 3,15)

San Pablo VI

Papa de 1963 a 1978

Mensaje para la Jornada de las Vocaciones 1971


#maronitas
Icono maronita de san Pedro



Fieles a la memoria de Jesús, los apóstoles se regocijaban con los nuevos creyentes, porque en él habían encontrado no sólo al pastor de sus almas, sino también a la cabeza de los pastores. Cuando llegó la hora de volver al Padre, al dejar este mundo, Jesús quiso elegir y llamar a otros “pastores según su corazón” (Jer 3,15). Lo hizo por su libre elección, para que pudieran continuar su propia misión en todo el mundo hasta el fin de los tiempos. Serían las personas enviadas por él, sus mensajeros, sus apóstoles. Serían pastores únicamente en su nombre, por el bien del rebaño y en el poder de su Espíritu, al que debían permanecer fieles.


Después de su triple profesión de amor a Jesús, Pedro, el primero de todos, fue nombrado pastor de las ovejas y corderos de Jesús (Jn 21,15). Luego todos los apóstoles. Y después de ellos, otros más, y todos ellos en el mismo Espíritu. Y todos deben guiar en todo tiempo el rebaño del Señor, que les ha sido confiado, no para que los dominen, sino para que sean modelos para el rebaño (1 P 5, 3), con total desinterés y gran energía de corazón. Sólo así podrán un día recibir la recompensa que se merecen, cuando regrese la cabeza de los pastores.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo