top of page

«Para que mi alegría esté en vosotros y vuestra alegría sea completa»


#maronitas

Papa Francisco

Exhortación apostólica « La alegría del Evangelio / Evangelii Gaudium »




El Evangelio, radiante con la gloria de la cruz de Cristo, nos invita constantemente a la alegría. Bastarán algunos ejemplos. "¡Alégrate!" es el saludo del ángel a María (Lc 1,28). La visita de María a Isabel hace saltar de alegría a Juan en el vientre de su madre (Lc 1,41). En su canto de alabanza, María proclama: “Mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador” (Lc 1,47). Cuando Jesús comienza su ministerio, Juan grita: “Por esto mi alegría se ha cumplido” (Jn 3,29). El mismo Jesús “se alegró en el Espíritu Santo” (Lc 10,21). Su mensaje nos trae alegría: “Os he dicho estas cosas para que mi alegría esté en vosotros, y vuestra alegría sea completa” (Jn 15,11). Nuestra alegría cristiana bebe de la fuente de su corazón rebosante. Promete a sus discípulos: “Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en alegría” (Jn 16,20). Luego continúa diciendo: “Pero os volveré a ver y vuestro corazón se alegrará y nadie os quitará vuestra alegría” (Jn 16,22). Los discípulos “se alegraron” (Jn 20,20) al ver a Cristo resucitado... ¿Por qué no entrar también nosotros en esta gran corriente de alegría?.


Por supuesto, me doy cuenta de que la alegría no se expresa de la misma manera en todos los momentos de la vida, especialmente en los momentos de gran dificultad. La alegría se adapta y cambia, pero siempre perdura, incluso como un destello de luz que nace de nuestra certeza personal de que, cuando todo está dicho y hecho, somos infinitamente amados.


Entiendo el dolor de las personas que tienen que soportar un gran sufrimiento, pero poco a poco todos tenemos que dejar que el gozo de la fe reviva lentamente como una confianza tranquila pero firme, incluso en medio de la mayor angustia: “Mi alma está privada de paz; He olvidado qué es la felicidad. Pero esto lo recuerdo, y por eso tengo esperanza: el amor inquebrantable del Señor nunca cesa, sus misericordias nunca terminan; Son nuevos cada mañana. Grande es vuestra fidelidad. Bueno es esperar tranquilamente la salvación del Señor” (Lam 3,17, 21-23, 26).

9 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page