Por los Santos Clavos... ¡nuestra salvación!

Actualizado: hace 6 días

Por Marilyn Saliby de Télé Lumière y maronitas.org

Maronitas, San Charbel, Clavos, Jesucristo, Jesus
Foto de unos de los Santos Clavos con los que crucificaron a Cristo. Crédito: Noursat

El clavo, en general, es una pieza metálica afilada que se empuja con un martillo para diversos fines, ya que se utiliza para conectar los elementos estructurales entre sí. Sin embargo, su valor con Jesucristo es grande, lo que lo empujaba era mucho más que un medio de construcción, de carpintería o de ingeniería.


Después de la resurrección de Jesucristo, aparecieron los clavos con sus huellas claramente visibles en sus palmas, en ellas se le hicieron dos agujeros vacíos, donde santo Tomás metió el dedo para quitar su falta de fe y despejar sus dudas.


Dos brechas de salvación, en las que el pecador no se derrumba, sino que vuelve a vivir, y es elevado con Jesucristo al lugar del gozo eterno y la paz completa.


El creyente, entonces, debe tomar la mano de Jesucristo en todo momento y dejar que las cosas vayan según la voluntad de un Dios que ha sufrido dolor para vencer el pecado.


¡Eres grande, oh Dios! ¡Grande es tu plan, milagrosas son tus obras, ricas tus gracias! Pones tu mano empapada en la sangre de tu santidad sobre el enfermo, y él es sanado; derramas tu amor sobre el pecador, y él es perdonado; bendices al necesitado, para que quede satisfecho; con ella haces todo extraordinario y tus virtudes se desbordan a quien tocas.


Todo lo que viene de ti, Señor, es muy precioso. Te pedimos, entonces, que nos claves, como estos clavos, a tu corazón amoroso, humilde y manso, para que por tu intercesión obtengamos la santidad y recorramos el camino de la esperanza, la confianza y la alegría.

16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo