«Que guarde este aceite perfumado para el día de mi entierro»

San Juan Enrique Newman (1801-1890)

Cardenal, fundador del Oratorio en Inglaterra, teólogo

Sermón «Las lágrimas de Cristo ante la tumba de Lázaro», PPS, vol. 3, nº 10


“Cuando llegó Jesús, encontró que Lázaro ya llevaba cuatro días en el sepulcro... Entonces Jesús lloró” (Jn 11,17.35). ¿Qué llevó a nuestro Señor a llorar ante la tumba de Lázaro?... Lloró con la misma compasión del dolor de los demás...; comenzó a mirar a su alrededor las miserias del mundo...


¡Pobre de mí! aún había otros pensamientos que provocaban sus lágrimas. Este maravilloso beneficio para las hermanas desamparadas, ¿cómo se iba a lograr? A su propio costo... Cristo estaba dando vida a los muertos por su propia muerte. Sus discípulos lo habrían disuadido de ir a Judea, no fuera que los judíos lo mataran (Jn 11,8). Su aprensión se cumplió. Fue a resucitar a Lázaro, y la fama de ese milagro fue la causa inmediata de su apresamiento y crucifixión (Jn 11,53). Esto lo sabía de antemano...: vio a Lázaro resucitado; la cena en casa de Marta; Lázaro sentado a la mesa; alegría por todos lados de él; María honrando a su Señor en esta ocasión festiva con el derramamiento del costoso ungüento sobre sus pies; los judíos se apiñaban no sólo para verlo a él, sino también a Lázaro; su entrada triunfal en Jerusalén; la multitud gritando Hosanna; el pueblo dando testimonio de la resurrección de Lázaro; los griegos, que habían subido a adorar en la fiesta, ansiosos por verlo; los niños uniéndose a la alegría general; y luego los fariseos conspirando contra él, Judas traicionándolo, sus amigos abandonándolo, y la cruz recibiéndolo...


Sintió que Lázaro estaba despertando a la vida por su propio sacrificio; que descendía al sepulcro que dejó Lázaro. Sintió que Lázaro viviría y él moriría; la apariencia de las cosas debía invertirse; la fiesta se celebraría en casa de Marta, pero le quedaba la última pascua de dolor. Y sabía que este revés era del todo voluntario en él. Él había bajado del seno de su Padre para ser una expiación de sangre por todos los pecados, y así levantar a todos los creyentes de la tumba.


Texto bíblico


Estaba cerca la Pascua de los judíos, y muchos subieron del campo a Jerusalén antes de la Pascua para purificarse.

Estaban buscando a Jesús y se preguntaban unos a otros mientras estaban en el templo, '¿Qué te parece? Seguro que no vendrá al festival, ¿verdad?

Ahora bien, los principales sacerdotes y los fariseos habían dado órdenes de que cualquiera que supiera dónde estaba Jesús les avisara para que lo arrestaran.

Seis días antes de la Pascua, Jesús llegó a Betania, la casa de Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos.

Allí le dieron una cena. Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban a la mesa con él.

María tomó una libra de costoso perfume hecho de nardo puro, ungió los pies de Jesús y se los secó con sus cabellos. La casa se llenó de la fragancia del perfume.

Pero Judas Iscariote, uno de sus discípulos (el que estaba a punto de traicionarlo), dijo:

'¿Por qué no se vendió este perfume por trescientos denarios y el dinero se entregó a los pobres?'

(Él dijo esto no porque se preocupara por los pobres, sino porque era un ladrón; guardaba la bolsa común y solía robar lo que se echaba en ella).

Jesús dijo: 'Déjala en paz. Ella lo compró para poder guardarlo para el día de mi entierro.

Siempre tenéis a los pobres con vosotros, pero no siempre me tenéis a mí.

Cuando la gran multitud de los judíos supo que él estaba allí, vinieron no solo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos.

Así que los principales sacerdotes planearon dar muerte también a Lázaro,

ya que por causa de él muchos de los judíos desertaban y creían en Jesús.


(Evangelio según Juan (11,55-57.12,1-11)



32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo