Rai: El Líbano sin neutralidad siempre estará al borde del abismo

«El Líbano no puede ser neutral en tres casos: durante un consenso árabe, hacia Israel y en relación con el derecho y el mal», recuerda el patriarca maronita en su mensaje de Navidad.


Compartimos este artículo para dar una visión de lo que algunos medios orientales opinan sobre el mensaje navideño del patriarca, el cual puede ser de interés para algunos de nuestros parroquianos.

Navidad Patriarca Maronita, Mensaje, 2021
El patriarca maronita, Bechara Rai, el 24 de diciembre de 2021 en Bkerke, durante el mensaje de Navidad. Crédito de la Foto: Bkerke

Texto cortesía de: OLJ publicado el 24 de diciembre 2021 / Traducción cortesía de: maronitas.org


El patriarca maronita Bechara Rai aprovechó el viernes de Nochebuena para abogar una vez más por la neutralidad del Líbano frente a los conflictos regionales, un llamamiento que irrita a Hezbolá y sus aliados, mientras el país sufre un dramático colapso económico desde 2019 y una grave crisis política desde hace meses.


«Enfrascadas en sus conflictos»


«Si el amor existiera en nuestra vida nacional y en los corazones de los responsables, no habríamos llegado a este punto, y el pueblo no estaría sufriendo la peor tragedia de su historia», comenzó diciendo el patriarca maronita en su mensaje desde la sede de Bkerke. «Pero a pesar de todo esto, vemos a personas en el poder enfrascadas en sus conflictos, buscando esquemas, compromisos y componendas, para vengarse de otros, eliminar a sus oponentes y colocar (i.e. en el cargo, nota del editor) a los que son afines a ellos», arremetió el prelado. A continuación, acusó a los dirigentes de «tratar de aplazar las elecciones legislativas y presidenciales con objetivos que no redundan en el interés del Líbano y de su pueblo».


Mientras Líbano continúa su colapso económico y social desde 2019, el gobierno de Nagib Mikati no se ha reunido durante más de dos meses en medio de las tensiones por la investigación de la doble explosión mortal del 4 de agosto de 2020 en el puerto de Beirut. Los ministros del tándem chiíta Amal-Hezbolá se niegan a participar en cualquier Consejo de Ministros que pueda convocar el primer ministro Nagib Mikati hasta que tengan garantías de que se decidirá la suerte del juez Bitar.


Hezbolá presiona para que se destituya al juez de instrucción, mientras que el movimiento Amal quiere apartarlo de la parte política del caso. A la espera de una solución a esta crisis política, el Sr. Mikati se niega a convocar a su gabinete, por temor a que haga implosión. El acuerdo político que se estaba gestando entre los distintos protagonistas en los últimos días y que vinculaba la suerte del Gobierno con la del juez Bitar y las elecciones parlamentarias de la primavera de 2022 ha fracasado finalmente, agravando aún más la crisis política del país. Sin embargo, el viernes, Mikati dijo al ministro de Defensa italiano, Lorenzo Guerini, a quien recibía en Beirut, que se están realizando esfuerzos para reunificar el gobierno.


Neutralidad


El Patriarca Rai volvió entonces a la carga, abogando una vez más por la neutralidad del Líbano en relación con los conflictos regionales. «Una vez más, repetimos que el único resultado posible es declarar la neutralidad positiva y activa del Líbano, en aplicación del Pacto Nacional que se niega a transformar el país en una base o en un lugar de paso para cualquier presencia extranjera» dijo el patriarca Raï, en una referencia apenas velada a la influencia de Irán y su aliado libanés, Hezbolá. Para el prelado maronita, la neutralidad del Líbano «proviene de la naturaleza geopolítica del país, que impone este principio en vista de la asociación y la unidad (...) El Líbano sin neutralidad estará siempre al borde de las crisis, las divisiones y las guerras, mientras que el Líbano neutral vivirá en unión, paz, estabilidad, desarrollo y crecimiento», dijo el cardenal. Sin embargo, recordó que «el Líbano no puede ser neutral en tres casos: durante un consenso árabe, hacia Israel y en relación con el derecho y el error».


Sin embargo, desde el inicio de su campaña a favor de la neutralidad del Líbano, en julio de 2020, el patriarca Raï ha precisado que esta opción no se aplica al conflicto con Israel, respondiendo así a las acusaciones que regularmente lanzan contra él Hezbolá y sus aliados. Los llamamientos del Patriarca a la neutralidad irritan al partido chiíta, aliado de Irán, que lucha en Siria junto al régimen de Bashar al-Assad y se considera blanco de las súplicas del jefe de la Iglesia maronita.


Dijo que durante su reunión del lunes en Beirut con el jefe de la ONU, Antonio Guterres, le entregó a éste un documento que contenía sus «posiciones habituales respecto a la neutralidad y la conferencia internacional para el Líbano, así como la necesidad de aplicar todas las decisiones internacionales de manera imparcial, especialmente porque el Estado libanés ha aprobado estas decisiones (...) Insistimos ante el Secretario General de la ONU en la necesidad de que ésta se movilice antes que nadie para elaborar una solución internacional que refleje la voluntad de los libaneses».


Por su parte, el muftí chiíta Ahmad Kabalan, supuestamente cercano a Hezbolá, afirmó que «cualquier compromiso importante será necesariamente político y no judicial», confirmando de facto una politización de la investigación sobre la explosión del puerto. En este contexto, pidió una vez más la destitución del juez Bitar, tal y como había solicitado Hezbolá.


Por su parte, el ex primer ministro y líder suní Saad Hariri, que se ha retirado de la escena política en los últimos meses durante su estancia en Emiratos, dijo que esperaba «días mejores». En un mensaje de fin de año, deseó que el Líbano «se recupere de sus muchas y grandes crisis».


En cuanto al líder cristiano y jefe de las Fuerzas Libanesas, Samir Geagea, consideró que «el mejor regalo para 2022 serían las elecciones legislativas y el cambio que traerán (...) Esperamos que el Presidente de la República, el Primer Ministro y el Ministro del Interior firmen el decreto de convocatoria del colegio electoral lo antes posible», añadió Geagea. En contra de los deseos de la presidencia y de su campo, la legislación que modifica la ley electoral (aprobada el pasado octubre por la Cámara) adelanta las elecciones de mayo a marzo de 2022. Reunido el martes, el Consejo Constitucional no tomó una decisión definitiva sobre el recurso presentado por la Corriente Patriótica Libre para anular las enmiendas a la ley electoral relativas a las próximas elecciones legislativas, por falta de mayoría. Por tanto, la ley en cuestión entra en vigor de facto. Por lo tanto, las elecciones deberían celebrarse teóricamente el 27 de marzo de 2022. Una opción que rechaza Michel Aoun, que amenaza con no firmar el decreto de convocatoria del colegio electoral antes de la fecha límite.

 

Leer texto original en francés: Le Liban sans neutralité se tiendra toujours au bord du gouffre


4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo