Search
  • Parroquia Maronita de San Chárbel

Santa Sofía e hijas mártires

Updated: Sep 18

Hoy 17 de septiembre celebramos una de las mártires de extensa devoción en el Oriente cristiano.


La iglesia cristiana más importante de Constantinopla (actual Turquía, y desafortunadamente convertida en mezquita hace unos meses) lleva su nombre.


Icono de Santa Sofía e hijas, mártires

Santa Sofía fue una mujer italiana del siglo II que, después de la muerte de su amado esposo, abrazó junto con sus hijas la fe católica. Se hizo bautizar con el nombre de Sofía, en honor de la Sapiencia Divina, y a sus hijas les impuso el nombre de las tres virtudes teologales: Fe (la mayor), Esperanza (la de en medio) y Caridad (la más pequeña).


En el año 137 el cruel rey Adriano (117-138) las hizo detener por ser cristianas.


Ellas confesaron su amor a Cristo y a su Iglesia cuando en el juicio se les preguntó sobre sus creencias. Esto enfureció al rey que, con ojos de coraje, las sentenció a las cuatro a tortura, a pesar de ser mujeres, de las cuales tres muy pequeñas (dos niñas y una adolescente).


Ellas mantuvieron la serenidad. Únicamente lloraban, oraban y bendecían. La ira del rey aumentaba conforme las veía no quejarse.


Así que decidió hablar con la madre para convencerla de ofrendar a los dioses paganos. Ella dijo que no podría negar su fe, pues creía en la vida eterna.


El rey le dijo: "¿con que no?, verás cómo te convenceré fácilmente..."


Hizo traer a sus hijas, tomó a la segunda –llamada Esperanza– la mandó quemar frente a ella, pero al no ocurrirle nada, la mandó decapitar.


La madre, llena de dolor, rezaba y rezaba, pensando en la Madre de Dios en el Calvario.


Hizo lo mismo con la más pequeña, llamada Caridad, y, cuando la decapitó, mandó traer a al mayor diciéndole: "a ver si tu Fe es tan grande..." . La torturó con fuego y golpes y luego le cortó la cabeza.


Mientras tanto ella oraba sin cesar. Por bendición de Dios, le entregaron los cuerpos y cabezas de sus hijas, y las pudo sepultar.


Tres días después de la muerte de sus hijas Adriano hizo llamar a Sofia nuevamente y le dijo: " te quemaré el corazón".


Ella en silencio lloraba. Ya tenía quemado su corazón con la muerte de sus hijas... pero con el fuego del amor de Dios.


Finalmente la torturó otra vez con golpes y lumbre, y, cuando todavía estaba con vida, le abrió el pecho para sacarle el corazón.


El pueblo se conmocionó tanto que aumentó el número de cristianos y por todas partes se hablaba del martirio de estas santas. Su testimonio perdura hasta hoy.


hashtag: #santasofia #martir #martires #maronitas #sancharbel




53 views

Derechos reservados ®

Parroquia Maronita de San Chárbel

Diseñado por iChárbel.digital

Cantos Maronitas