top of page

«Se acerca la hora en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios»


#maronitas

San Agustín (354-430)

Obispo de Hipona (Norte de África) y Doctor de la Iglesia

Sermón 98


“¡Despierta, tú que duermes, levántate de entre los muertos y Cristo te alumbrará!” (Ef 5,14). Muchas veces decimos de los que están manifiestamente muertos que están durmiendo; y de hecho todos están durmiendo para Aquel que puede despertarlos. Para vosotros un muerto está verdaderamente muerto: bien podéis abofetearlo y sacudirlo, no despertará. Pero para Cristo, el hombre a quien ordenó “¡Levántate!” Estaba apenas durmiendo y se levantó inmediatamente (Lc 7, 14). Es bastante fácil despertar a un durmiente de su cama, pero Cristo despierta a un muerto de su tumba con mayor facilidad aún.


“A estas alturas habrá un hedor; Hace cuatro días que está muerto” (Jn 11, 39). Pero el Señor, por quien todo se hace con facilidad, ya viene... Ninguna atadura se mantiene segura ante la voz del Salvador. Los poderes sobre las moradas de los muertos tiemblan y Lázaro vuelve a la vida. Para la voluntad vivificante de Cristo, incluso esta muerte de cuatro días es sólo un sueño.


Pero reflexione sobre la naturaleza de esta resurrección. Lázaro, al salir vivo de la tumba, todavía no podía caminar. Entonces el Señor ordenó a sus discípulos: “Desátenlo y déjenlo ir”. Cristo lo resucitó; lo liberaron de sus ataduras. La verdadera majestad del Dios que devuelve la vida a los muertos emerge en esta narración. La Palabra de vida (1Jn 1,1) exhorta a los que están atados por sus malas costumbres. Habiendo sido fuertemente amonestados, estos pecadores vuelven a sí mismos, comienzan a reconsiderar su vida y sienten el peso de las cadenas de sus malas costumbres. Avergonzados, deciden cambiar de vida. A partir de entonces son resucitados de la muerte y resucitados, ya que condenan su antigua forma de vivir. Sin embargo, aunque están vivos una vez más, todavía no pueden caminar; sus ataduras tienen que ser desatadas. Este es el ministerio que nuestro Señor encomendó a sus discípulos cuando dijo: “Todo lo que desatéis en la tierra quedará desatado en el cielo” (Mt 18, 18).

19 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page