“Si muere, da mucho fruto”.

Joseph Cardinal Ratzinger [Pope Benedict XVI]

Vom Sinn des Christseins, 1965

Sobre el propósito del (cristianismo)

Ser cristiano es ante todo y siempre arrancarse del egoísmo que vive sólo para sí mismo, para entrar en una gran orientación fundamental de la vida de los unos por los otros. Básicamente, todas las grandes imágenes bíblicas transmiten esta realidad. La imagen de la Pascua, la imagen del Éxodo, que comienza con Abraham y que sigue siendo una ley fundamental a lo largo de la historia sagrada. Todo eso es expresión de un mismo movimiento básico, que consiste en desprenderse de una existencia replegada sobre sí misma.


El Señor Jesús habló más profundamente de esta realidad en la ley del grano de trigo, que al mismo tiempo muestra que esta ley esencial no sólo domina toda la historia, sino que marca toda la creación de Dios desde el principio: “Os aseguro solemnemente , a menos que el grano de trigo caiga a la tierra y muera, sigue siendo solo un grano de trigo. Pero si muere, da mucho fruto”.


En su muerte y resurrección, Cristo cumplió la ley del grano de trigo. En la Eucaristía, en el pan de trigo, se ha hecho verdaderamente el fruto céntuplo (Mt 13, 8), del que vivimos todavía y siempre. Pero en el misterio de la Sagrada Eucaristía, en la que Él permanece para siempre como el que es verdadera y plenamente “por nosotros”, nos invita a entrar cada día en esa ley, que en última instancia no es más que la expresión de la esencia del verdadero amor. Salir de sí mismo para servir a los demás. En última instancia, el movimiento fundamental del cristianismo no es más que el simple movimiento del amor, por medio del cual participamos del amor creador del mismo Dios.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo