top of page

«Siempre que ores, ve a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre en privado».


#maronitas

San Agustín (354-430)

Obispo de Hipona (Norte de África) y Doctor de la Iglesia

2º Discurso sobre el Salmo 33, §8; PL 36.312


Ir a tu habitación es regresar a tu corazón. Bienaventurados los que se alegran de volver a su corazón y no encuentran allí nada malo.


Son muy dignos de lástima aquellos que, al regresar a casa, temen ser expulsados a causa de amargas peleas con su familia. Pero cuánto más infelices son aquellos que no se atreven a volver a su propia conciencia por temor a ser ahuyentados por el remordimiento de sus pecados.


Si quieres volver a tu corazón con placer, purifícalo. “Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios”. (Mt 5, 8) Quitad de vuestro corazón las manchas de la codicia, las manchas de la avaricia, la úlcera de la superstición; quitad el sacrilegio, los malos pensamientos, el odio. No hablo sólo de aquellas cosas contra tus amigos sino incluso de aquellas contra tus enemigos. Sácalos todos, luego regresa a tu corazón y serás feliz.

30 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page