top of page

"Soy 'la voz del que clama en el desierto: 'Enderezad el camino del Señor'"


#maronitas

Beato Guerric de Igny (c.1080-1157)

abad cisterciense

5° sermón de Adviento; SC 166 (©serie Padres Cistercienses)


“Preparen un camino para el Señor”. Hermanos, por muy lejos que caminéis por él... por la misma naturaleza de la bondad no hay límite en el camino que recorráis. Y así... el viajero sabio e incansable... puede decirse a sí mismo cada día: “Ahora empiezo”... Y cuántos “se extravían en el desierto”... Ninguno de ellos puede todavía decir: “Ahora Empiezo."


Porque “el principio de la sabiduría es el temor del Señor”. Si es el principio de la sabiduría, entonces seguramente es también el principio del camino del bien... Es esto lo que incita a la alabanza; también mueve a los soberbios a la penitencia, para que oigan la voz de aquel que clama en el desierto, ordenando la preparación del camino y mostrando así cómo empezarlo: “Haced penitencia porque el reino de los cielos está cerca”.


Si estás en el camino, teme una sola cosa: que no lo dejes, que no ofendas al Señor que te conduce por él para que te abandone a "vagar por el camino de tu propio corazón". Si sientes que el camino es demasiado angosto mirad hacia el fin al que os conduce. Si vieras cómo se puede alcanzar todo, entonces dirías sin vacilación: "¡Amplio es en verdad tu mandato!" Si no podéis ver tan lejos, creed a Isaías que pudo: "He aquí", dice, "por este camino andarán los redimidos, y los redimidos del Señor volverán y vendrán a Sión con cantos; gozo perpetuo será sobre sus cabezas. Alcanzarán también gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido". Quien se detenga lo suficiente en este fin, creo que no sólo le facilitará el camino, sino que también le crecerán alas para que ya no camine, sino que vuele. Que el que es huella de los corredores y recompensa de los vencedores dirija y os guíe por ella: él, Cristo Jesús

12 visualizaciones0 comentarios
bottom of page