top of page

“Trataron de prenderlo, pero nadie le echó mano, porque aún no había llegado su hora”


#maronitas

Orígenes (c.185-253)

sacerdote y teólogo

Comentario al Evangelio de san Juan, 19,12


Buscar a Jesús es muy a menudo algo bueno ya que significa lo mismo que buscar la Palabra, la verdad y la sabiduría. Pero estás a punto de decirme que las palabras “buscando a Jesús” a veces se usan con respecto a aquellos que quieren hacer daño. Por ejemplo: “Trataban de prenderlo, pero nadie le echó mano, porque aún no había llegado su hora” (Jn 7,30). “Sé que sois descendientes de Abraham. Pero tratáis de matarme porque mi palabra no tiene cabida en vosotros” (Jn 8,37). “Ahora tratáis de matarme a mí, un hombre que os ha dicho la verdad que oí de mi Padre” (Jn 8,40).


Estas palabras… no contradicen aquel otro dicho: “El que busca, encuentra” (Mt 7,8). Queda el hecho de que existen distinciones entre los que buscan a Jesús: no todos lo buscan sinceramente por el bien de su propia salvación y para obtener su ayuda. Algunas personas lo buscan por una serie de razones muy alejadas de lo bueno. Por eso sólo han encontrado la paz aquellos que lo han buscado con toda rectitud: aquellos de quienes se puede decir con verdad que han buscado al Verbo que está con Dios (Jn 1,1) para que Él los acerque a su Padre…


Amenaza con irse si no es recibido: “Yo me voy y me buscaréis” (Jn 8,21)… Sabe de quién se aleja y con quién se queda sin ser hallado todavía, de modo que si es buscado será hallado en el tiempo propicio.

17 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page