Santa Aquilina protectora de Jbeil.

14 Jun 2019

Santa Aquilina, la protectora de Jbeil y solicitó al sacerdote la restauración de su Iglesia.

 

Todos los Jbeil conocen la Iglesia de Santa Aquilina en el centro de la ciudad vieja.

 

Me entristece estar lejos de la ciudad donde crecí, Biblos, la hermosa ciudad histórica. Los recuerdos no pueden borrarse por el tiempo o la distancia del hogar, pero siguen siendo la motivación para mi creencia de que algún día volveré al lugar donde viví para respirar nuevamente el aire del Mediterráneo.

 

Todos los de Jbeil conocen la Iglesia de Santa Aquilina en el centro de la ciudad vieja, e incluso participa en una Misa en el lugar donde se cree que fue martirizada y enterrada fuera de los muros de la Ciudad Vieja en la calle Al Zughayeb.

 

El orientalista francés Ernest Renan dice que la mártir Aquilina fue enterrada fuera de los muros, cerca de la Iglesia de Nuestra Señora de la Liberación. El padre Antonios Zgheib, monje libanés, escribió una biografía de ella y escribió oraciones e himnos. También le pidió al pintor Simón Sarram (conocido como el fotógrafo Simón) que dibujara una pintura que representara a la mártir Aquilina, la única referencia a todas sus imágenes. Basándose en estos hechos, el padre Louis Khalil, cuando era presidente de Antich John Mark, trabajó en una publicación en su honor y solicitó su intercesión. Se le dedicó una habitación en el sótano de Al-Anash en 1976, a la espera del establecimiento de su propio templo y santuario. Así, el honor de Aquilina volvió al primer plano, pero con gran inquietud.

 

Su Iglesia, que fue restaurada por el antiguo Padre, era una prisión para mujeres. Hoy en día, es un hito histórico, turístico y espiritual, una Iglesia que desde su entrada en ella, se siente la calidez de la fe en ese lugar.

 

El antiguo Padre me dijo que el mártir Aquilina le había pedido en el sueño que restaurara su Iglesia, de modo que volviera al Líbano para reunirme con Padre para que me contara más sobre ese incidente, pero en realidad contribuyó a revivir la relación de cada año con Aquilina y semanalmente con los monasterios. En Jbeil se hace presente la Orden Libanesa Maronita.

 

Frecuentaba todos los viernes asistir a la Misa de la noche, encendía velas, escuchar los himnos litúrgicos, la oración del coro juvenil y de la escuela de música con sus antiguo sonidos y cantos

 

Su vida

Santa Aquilina nació en 280 en la ciudad de Biblos (Byblos) se educó adecuadamente como todas las demás niñas de su época. Se distingue solo por su inteligencia aguda y su comprensión excepcional.

 

Su padre murió cuando ella tenía la edad de nueve años,  fue criada por el obispo de Biblos, luego Utilo, en la enseñanza de la fe cristiana y todos sus hechos. A pesar de su juventud, no tenía miedo de profesar su fe, por lo que denunció en numerosas ocasiones la falsedad de ídolos paganos.

 

 El nombre "Aquilina" de origen latino, se refiere al Águila, y había sido apodada "El polluelo del águila".

 

Cuando Aquilina cumplió doce años, tomó a unos novios paganos, les enseñó la religión cristiana y les presentó a Cristo, que redimió a las personas para salvarlos del tormento de la vida eterna. Ella los invitó a dejar la idolatría y convertirse al cristianismo.

 

La noticia de su misión llegó a los oídos del rey romano, el gobernador de Jbeil, que se le conocía su odio a los cristianos. Trató en vano de impedir que hiciera proselitismo, pero ella no sucumbió a sus amenazas de muerte y tortura.

 

Él ordenó que con punzones afilados de hierro los calentaran a rojo vivo, la agarraron y le atravesaron los tímpanos con los punzones. No contentaron con perforárselos, sino que hundieron aún más la varillas en los oídos, atravesándole el cráneo, y lo hicieron con tanta ferocidad que al cabo de un rato, Volusiano vio cómo por la nariz de la niña empezaba a rezumar su propia masa encefáilica. Se desvaneció y obviamente la dieron por muerta, í que la arrojaron fuera de ciudad, pero la Divina Providencia no la abandonó, ya que un ángel la visitó y le dio el valor para mantenerse firme.

 

Inmediatamente, Aquilina regresó a la ciudad y se dirigió al rey para viera el milagro. Estaba furioso y le ordenó que la decapitaran. Inmediatamente le cortó la cabeza y salió de ella leche en lugar de sangre, signo de su pureza y santidad.


Así que Santa Aquilina, de 12 años, murió el 13 de junio de 292. 

 

Haitham Al Shaer

Please reload

PUBLICACIONES

MENSAJE DE...

May 27, 2019

1/4
Please reload

PUBLICACIONES RECIENTES
Please reload

ARCHIVO
Please reload

Please reload