Patriarca maronita: Líbano, un barco que se hunde en el colapso económico y financiero

19 Nov 2019

Patriarca maronita: Líbano, un barco que se hunde en el colapso económico y financiero

 

El patriarca maronita BECHARA PEDRO cardenal RAI renueva su solidaridad para con los jóvenes en la plaza, protagonistas de la “revuelta pacífica” bajo “una sola bandera”. Los líderes católicos piden un Ejecutivo “creíble y eficaz”. Se canceló la maratón de Beirut. El jefe del ejército destaca la naturaleza pacífica de las protestas, pero aclara que los militares están listos para intervenir.

 

Habiendo pasado tres semanas desde la caída del gobierno, “las posiciones siguen siendo las mismas” y el “barco de la patria se está hundiendo”: una acusación dura, lanzada ayer por el patriarca maronita, el cardenal RAI. Durante la homilía dominical, él volvió a referirse a la crisis política que atraviesa el país y que, a un mes del inicio de las protestas contra el gobierno y de la dimisión del premier aquél 17 de octubre, está lejos de hallar una solución. El patrirarca renovó su oración y solidaridad para con “el pueblo, los jóvenes, hombres y mujeres” protagonistas de esta “revuelta pacífica” caracterizada por la unidad, y bajo una sola bandera”.

 

Los políticos, advierte el patriarca RAI, son los “responsables de la formación del nuevo gobierno”. En el desempeño de su tarea, agregó, ellos deben ser “libres de todo interés, cuentas personales y facciones”. Así mismo, expresó el deseo de que se tome “consciencia” de la grave tarea y de la “responsabilidad histórica” que les toca, en un Líbano que se encuentra al borde “del colapso económico y financiero”.

 

El patriarca concluyó su homilía condenando el “gran crimen” que se está cometiendo “contra la patria y sus ciudadanos. Es una traición - atacó - empobrecer al pueblo y desmantelar el Estado”.

 

La actual crisis política, económica y social, que ya ha entrado en su “segunda fase”, también fue uno de los temas abordados en la 53° Sesión ordinaria del Consejo de los Patriarcas y obispos católicos en el Líbano, que se realizó del 11 al 15 de noviembre en la sede patriarcal maronita de Bkerke (Líbano). Los líderes católicos se refirieron a la “revuelta histórica” en acto, en cuyo contexto los libaneses “han superado la pertenencia sectaria y partidista”, uniéndose bajo “la identidad nacional”. Ésta, subrayan, “es la base para la construcción de aquél Gran Líbano de hace cien años”.

 

Uno de los motores de la protesta ha sido “la corrupción” rampante y “la pérdida de confianza en los líderes políticos”, el “colapso” económico y social, y la lógica “de las cuotas y del cleintelismo” en las instituciones y en las oficinas de la administración pública. De allí la necesidad de un Ejecutivo que sea “creíble y eficaz”, para poner en acto reformas, recuperar los fondos depredados a lo largo del tiempo y recuperar el control de las arcas públicas.

 

Los acampes en las plazas, se lee en el documento final, representan “un evento único en la historia del Líbano” y esperamos que esto “no sea aprovechado a nivel político o partidista”. Compete al Presidente de la República garantizar la “soberanía, independencia y la unidad del pueblo”, además de “promover la economía” y “construir el estado de derecho a través de la selección de personas competentes”, en respuesta a las “aspiraciones de todos los libaneses, especialmente los jóvenes”.

 

“En tanto, la situación de tensión ha empujado a las organizaciones a cancelar definitivamente la maratón de Beirut, en un principio planeada para el 10 de noviembre pasado, y cuya fecha aún debe fijarse. Se trata de un evento que ya es tradición, revestido de un gran significado político, como sucedió en el 2017, cuando se transformó en un momento de protesta contra Riad, durante las semanas de tensión vivida a raíz del “secuestro” de Saad Hariri, en aquél entonces primer ministro libanés.

 

En las últimas horas, tomaron la palabra el presidente del Parlamento, Nabuh Berri, y el comandante de las fuerzas armadas, el General. Joseph Aoun. El primero afirmó que el Líbano es como una nave que se está hundiendo “poco a poco” y corre el riesgo de “caer en un abismo” si no se adoptan medidas eficaces. El alto oficial, por su parte, subrayó la naturaleza pacífica de las protestas, marcando una diferencia con el país vecino, Irak, y sus víctimas. “No impediremos a nadie manifestarse -precisó -; pero si alguien quiere cortar las calles o atacar a las personas, estaremos listos para intervenir”.

Please reload

PUBLICACIONES

MENSAJE DE...

May 27, 2019

1/4
Please reload

PUBLICACIONES RECIENTES
Please reload

ARCHIVO
Please reload

Please reload