Regresa a tu casa

 
Porque queremos ayudar otras personas.

 

Hay muchísimas oportunidades en el mundo secular de ser voluntario. Lo que falta es la dimensión espiritual que brinda este tipo de servicio dentro de la Iglesia Católica. Es más que una actividad para “sentirse bien”. Es parte del “gran mandamiento” (Marcos 12, 28) de amar a Dios y al prójimo como uno mismo. Al tender la mano a los demás, los voluntarios Católicos se hacen instrumentos del amor de Dios. La Iglesia Católica brinda oportunidades de impactar la vida de las personas aquí y en el resto del mundo.

 
Porque queremos que nuestros hijos tengan los fundamentos de la fe.

 

Algunos de nosotros regresamos a la Iglesia Católica porque reconocemos que el "educar" niños en una cultura que promueve “el hacer lo que quieras” da resultados desastrosos. Los niños necesitan experimentar la dimensión espiritual en sus vidas. Necesitan de un sistema estructurado de creencias y una firme formación moral que vaya más allá de la lógica humana y el razonamiento. Regresamos porque queremos que nuestros niños puedan construir sus vidas sobre una base sólida.

 
Porque me alejé por mucho tiempo y necesito volver.

 

No siempre es fácil regresar a la verdad. A veces por vergüenza o a veces por uno sentirse indigno. ¡Pero Dios nos ama!, y está siempre dispuesto a acogernos, sea cual sea nuestra historia personal. Como bien ha dicho el Papa Francisco: "Dios nunca se cansa de perdonar, somos nosotros los que nos cansamos de pedir perdón".

 
Porque no soy católico, y algo me atrae de la Iglesia católica.

Quien ha crecido en un ambiente religioso, con auténtica rectitud de intención, han descubierto un gran tesoro en la Iglesia Católica. No porque donde están esté mal, sino porque les he insuficiente o han visto que hay un fundamento más sólido en la fe católica. Sin embargo, es frecuente que uno se niegue a buscar fuera de su situación actual de fe. De ahí que es necesario, como en cualquier investigación científica seria, romper paradigmas para dar un paso más adelante hacia la verdad.

 
Porque nunca he sido creyente, y ultimamente he tenido la necesidad de creer en algo.

 

Para aquellos que nunca han conocodio el aspecto espiritual de la vida, llega en ciertos momentos unas luces interiores (la voz de su conciencia, se dice ética) que los animan a retarse a sí mismo para saber si están o no en algún error. O bien, que por algún acontemiento personal perciben que hay "algo más" a lo que sus limitaciones humanas lo restringen. Es cuando uno debe animarse a investigar, estudiar y esforzarse por buscar y preguntar si eso es un sentimiento vago o verdaderamente hay "algo más".

 

Derechos reservados ®

Parroquia Maronita de San Chárbel

Diseñado por iChárbel.digital

Cantos Maronitas