¿Cuál es el mandamiento de la Virgen de Fátima para nosotros?


Así como Dios le envió un ángel anunciándole su participación en el proyecto de salvación, así ella se preparó para sus apariciones enviándoles tres veces el ángel de la paz. En la primera les enseñó a rezar, en la segunda les anunció que era el ángel de la guarda de su país y les instó a rezar por los pecadores y por la paz, y en la tercera les introdujo en el secreto de la Eucaristía y Comunión.


#maronitas

Por: Rita Karam de maronitas.org

Son tres niños pastores: Francisco, Jacinta y Lucía, cuyas vidas han cambiado desde 1917 con la aparición del Ángel de la Paz preparatoria a la aparición de la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima, apariciones que comenzaron en la primavera de ese año y continuó hasta el siete del 1 de octubre de 1917.


La vieron por primera vez una hermosa mujer de pie sobre un roble envuelta en un vestido blanco, irradiando un resplandor mayor que el sol que la rodeaba, y la oyeron decirles: “¡No tengan miedo!” Y ella les pidió que vinieran al mismo lugar el día trece de los próximos seis meses, les pidió que rezaran el Santo Rosario por el bien de guiar a los pecadores y por la paz y el fin de las guerras en el mundo.


En la segunda aparición, les pidió que rezaran el Rosario diariamente y les prometió a Francisco y a Jacinta que pronto irían al Cielo, mientras que Lucía se encomendó la tarea de quedarse en el mundo y dedicarse al corazón de María, y les reveló a los niños su corazón puro rodeado de espinas que expresan los insultos que le infligen los pecadores.


Por tercera vez reveló un secreto de tres partes: la primera y la segunda, sobre una visión del infierno y la profecía del futuro papel de Rusia y cómo evitarlo, que no debe ser revelado hasta que la Hermana Lucía lo escriba en su terceras memorias a pedido del obispo en 1941. En cuanto a la tercera, fue transferida al obispo, quien a su vez la envió al Papa Pío XII sin saberlo. Este secreto fue guardado con fervor por los niños y ninguno de los Papas se atrevió a anunciarlo hasta que el Papa Juan Pablo II vino y lo leyó después del atentado y decidió en consecuencia consagrar el mundo al Inmaculado Corazón de María.


En la cuarta y quinta apariciones, decenas de miles de niños se reunieron alrededor de ellos en un intento de ver a la Virgen, pero en ese momento corrieron rumores que pusieron en duda la autenticidad de las apariciones y la sinceridad de los niños.


En cuanto a esta última, fue el día trece del 1 de octubre de 1917, en presencia de más de 70.000 personas, pero nadie podía verla excepto los niños, les dijo que era la Virgen María y les anunció la tres secretos y su próxima aparición.


Nuestra Señora de Fátima estuvo ausente, y Francisco muere el 4 de abril de 1919, Jacinta el 20 de febrero de 1920, y se apareció a Lucía el 10 de diciembre de 1925. Se apareció en una nube de luz, llevando a Jesús, quien le dijo: “Busca misericordia, el corazón de tu Santa Madre está rodeado de espinas que clavan gente ingrata, y continúan haciéndolo sin que ninguno de ellos se arrepienta y vuelva a Dios.”


Entonces María dijo: Hija mía, mira mi corazón rodeado de espinas con que me han clavado gente ingrata en su lenguaje blasfemo e ingrato, recen el Rosario, y aparten minutos para meditar los misterios, será recompensado y le daré la misericordia que necesita en la hora de su muerte.

En 1929, la Virgen le pide a Lucía que se dedique a ella y le declare la promesa de su regreso al Señor.

Continuó su vida como monja carmelita hasta que su luz se apagó en febrero de 2005 a la edad de 97 años, para ver la luz de Jesús y María en el cielo.


Hoy, en tu fiesta, te pedimos, Virgen de Fátima, que perdones nuestra debilidad humana que ha ofendido tu corazón y aún así, danos la fuerza para enfrentar el mal y confiar en el poder del Rosario para eliminar el mal y traer la paz.

40 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo