La lámpara en el candelero


#maronitas

San Máximo el Confesor (c.580-662)

monje y teólogo

Pregunta 63 a Thalassius: PG 90, 667-670


La lámpara puesta sobre el candelero, de la que habla la Escritura, es nuestro Señor Jesucristo, la luz verdadera del Padre, que ilumina a todos los que vienen al mundo (Jn 1,9). En cuanto al candelero, es la santa Iglesia. Es sobre su predicación que reposa la resplandeciente Palabra de Dios, iluminando a los hombres de todo el mundo como habitantes de su casa y llenando cada alma del conocimiento de Dios.


La Palabra no desea permanecer bajo un celemín; anhela estar bien a la vista, en la cumbre de la Iglesia. Oculta bajo la letra de la Ley, como bajo un celemín, la Palabra habría privado a todos de la luz eterna. Hubiera sido incapaz de conceder la contemplación espiritual a aquellos que tratan de desembarazarse de la seducción de los sentidos, que están sujetos a la ilusión y son rápidos para ver sólo cosas materiales, pasajeras. Pero si se pone sobre el candelabro de la Iglesia, es decir, fundada sobre el culto en espíritu y en verdad (Jn 4,24), ilumina a todos. Porque la letra, si no se entiende según el espíritu, no tiene más que un significado material. y valor limitado; por sí mismo, no permite que la mente capte el significado de la palabra escrita.


Así que no coloquemos la lámpara encendida, es decir, la Palabra de Dios, debajo del celemín por medio de nuestros pensamientos y acciones. No seamos culpables de ocultar bajo la letra la fuerza incomprensible de la Sabiduría divina. Pongamos más bien la Palabra sobre el candelero de la Iglesia, en la cumbre de la pura contemplación, que hace resplandecer para todos la luz de la revelación divina.

12 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo