¿Quién es el santo del "milagro"?


#maronitas
San Pío de Pietrelcina, el sacerdote de los estigmas

Por: Rita Karam de maronitas.org

El padre piadoso, como su nombre significa, y en la piedad creció en su fe y servicio. Es el Padre Pío, que lleva el estigma de Cristo en sus manos, pies y costado izquierdo, y el santo monje que soportó con paciencia sus sufrimientos durante cincuenta años, abrazando la Cruz con alegría y fidelidad, colmado de grandes talentos como su capacidad para leer pensamientos, discernir espíritus, predecir el futuro y estar en dos lugares al mismo tiempo, además de su diálogo diario con su ángel Vigilante. En cuanto al mayor talento, estaba en el confesionario, que atrajo a millones, colocándolo como rey. En definitiva, fue San Pío, el milagro que deslumbró a la Iglesia y la sociedad del siglo XX.

Hoy, en tu cumpleaños, oh sacerdote, que exaltaste a Jesús en el sacramento del amor y serviste la lealtad con celo y sabiduría, oramos por los sacerdotes a quienes el Señor ha confiado el sacramento de la Eucaristía, para que sean un signo vivo que refleja la luz de Cristo entre sus hijos; Y haznos darnos cuenta del don de Dios presente entre nosotros en cada Misa en la que participamos, y aquí nos referimos a la Eucaristía, sin la cual el mundo no durará.


Nos acordamos de todos los monjes para que te imiten, oh monje capuchino, y conserven, en tu ejemplo, los consejos evangélicos, para que no dejen de guiarnos hacia la “país por venir”, es decir, el reino.


Te suplicamos, oh hombre de rasgos, que elegiste ser altar de la Cruz del Señor y holocausto de su amor, que nuestras almas se vistan de luz y se enciendan de amor y tomen alas para volar alto, para que la Cruz sea el lecho de nuestro consuelo, la escuela de perfección y la herencia querida.


Pedimos tu intercesión, oh "Hacedor de misericordia", para que nos volvamos a los enfermos y necesitados y traduzcamos nuestra fe en obras de amor y fraternidad.


Te rogamos a ti, que has recibido muchos dones de Dios, para que toques nuestros corazones y los hagas derretir con el corazón manso y humilde de Dios.


Hoy, cuánto necesitamos arrodillarnos ante ti en el confesionario, oh Vicario de Cristo y servidor del perdón, para que descubras lo que hay en nosotros de impurezas y pecados, y nos conduzcas por el camino del bien puro y piadoso, revestidos en el Espíritu Santo de Dios, inspirados por el trabajo, la oración y la honestidad de la Virgen María, a quien amabas más que a toda la creación, en la tierra y en el cielo.


Finalmente, te damos gracias a ti, que te sacrificaste en la gloria de Dios, porque nos sigues atrayendo a Jesús y a su Iglesia en este momento difícil, te pedimos que en los momentos de debilidad recuerdes tu famosa frase de fe, esperanza y amor: “No dejéis vuestras almas a los vuestros, poned vuestra confianza sólo en Dios”.

42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo