¿Quiénes son la madres «Santas»

Se alegraron y regocijaron en el Reino de los Cielos

El 10 de mayo en México se celebra el días de las madres, por eso compartimos con ustedes ese bonito texto: ¿Quiénes son las Madres «Santas»? y les recordamos que hoy tendremos la misa a las 6:00 p.m.por todas la madres: vivas y difuntas

Día de las Madres
Feliz día de las Madres. Cortesía de la imagen: MECC

«He aquí a tu madre», dijo Jesús en la cruz a uno de sus discípulos. Y desde ese «He aquí a tu madre» se ha convertido Ella en nuestra Madre, la Madre de la Iglesia y de toda la humanidad. Es la Madre del Señor y la Reina de la Paz. La Madre que soportó las constantes dificultades con paciencia y obediencia, superó el mal y eligió cultivar la santidad coronada por la compasión y la humildad, para convertirse en fuente de vida de la gracia y en fuente de esperanza.

En este mundo volátil, la Madre de Dios nos protege de todos los caprichos del mal, especialmente de una enfermedad que Su Santidad el Papa Francisco llama «orfandad espiritual», que nos asedia siempre que nos falta el sentimiento de pertenencia a la familia, al pueblo, a la tierra y a un solo Dios. Siguiendo los pasos de la Virgen María, muchas madres han luchado a lo largo de la historia cristiana, recorriendo un camino divino y una vida llena de peligros y dificultades. Sin embargo, se aferraron a su fe y tuvieron paciencia y sabiduría para superar todos los obstáculos en un esfuerzo por cruzar hacia el Reino Celestial. Madres que optaron por «acumular tesoros en el cielo», por lo que su camino se manifestó en pureza y santidad. En el Día de la Madre, recordemos a las «Madres Santas» canonizadas por la Iglesia, pues en su recuerdo se les honra y se honra también a las madres que siguen sus pasos. Santa Ana Debemos mencionar en primer lugar a Santa Ana, esposa de Joaquín, abuela de Cristo y madre de la Virgen María. La herencia de la Iglesia indica que Joaquín y Ana eran una pareja piadosa y temerosa de Dios, incapaz de dar a luz porque Ana era estéril. Esto entristeció mucho a la pareja, ya que la esterilidad se consideraba un estigma en aquella época. Sin embargo, Joaquín y Ana no dejaron de rezar para que Dios bendijera a Ana con el fruto del vientre. Ana pasó la edad de la maternidad sin que se cumpliera su deseo, pero Dios no se apartó de ella, pues formaba parte de un plan divino para bendecirla y conceder a la humanidad el mayor de los regalos. Los esposos continuaron sus oraciones con gran celo y con plena confianza en que Dios es capaz de todo. El Señor envió a su ángel a Ana y le anunció que Dios le concedería una gran bendición para toda la humanidad. Joaquín y Ana creyeron en las palabras del ángel, Ana concibió y dio a luz un niño, y se convirtió en la madre de la bienaventurada María, la Madre de Dios. Santa Sofía Santa Sofía tuvo tres hijas a las que educó en los principios de la fe, la esperanza y la caridad, por lo que les puso ese nombre. Vivieron en Italia durante el reinado del emperador Adriano, entre los años 117 y 137 d.C., y sus vidas estuvieron marcadas por la piedad y el amor a Nuestro Señor Jesús. La hija mayor llamada Fe tenía 12 años, la hija de en medio llamada Esperanza tenía 10 años y la hija más pequeña llamada Caridad tenía 9 años. Fueron brutalmente torturadas por Adriano, que las decapitó frente a su propia madre, que presenció su sufrimiento con gracia y firmeza. En cuanto a Sofía, Adriano la liberó y dejó que sufriera con su dolor. Enterró a sus hijas y rezó ante su tumba durante tres días y tres noches antes de fallecer. Santa Elena Santa Elena nació en la ciudad de Edesa, en la Alta Mesopotamia, en el año 247 de padres cristianos. Se casó con el rey bizantino Constantino y dio a luz a su hijo Constantino, al que enseñó sabiduría y ética. Tras la muerte de Constantino, éste se convirtió en emperador de Oriente e hizo de Constantinopla su capital. Se cuenta que tuvo una visión en la que vio una Cruz de luz bajo la que estaba escrito «Con esta Señal vencerás», por lo que hizo de la Cruz un estandarte para sus soldados y triunfó. En cuanto a Elena, viviendo más de setenta años, tuvo una visión en la que alguien le dijo: «Ve a Jerusalén y busca la Cruz del Redentor». Su hijo la envió con un séquito de soldados a Jerusalén, donde se reunió con el obispo de Jerusalén, San Macario, y se enteró por un anciano judío del lugar donde estaba enterrada la Cruz; en una meseta sobre la que hay un templo pagano del dios Venus. Elena ordenó la demolición del templo, y encontró la cruz de Dios entre tres cruces y la confirmó tras colocarla sobre el cuerpo de un difunto que resucitó inmediatamente. Después de este descubrimiento, Elena suministró apoyos en dinero a Macario para que construyera la Iglesia del Santo Sepulcro sobre el Santo Sepulcro, otra iglesia sobre la Gruta de la Natividad en Betlehem, y una iglesia sobre la subida del Monte de los Olivos...

Santa Amalia Santa Amalia fue obligada a casarse y dio a luz a nueve hijos en cuyos corazones sembró el verdadero espíritu cristiano. Entre ellos se encuentran cinco santos de la Iglesia: Basilio el Grande, Gregorio de Nisa, Pedro de Sebaste, Macrina la Joven y Teosebel. Santa Amalia se enfrentó a muchas adversidades. Sus padres murieron antes de que ella se casara, su marido murió después del nacimiento de su hijo Pedro y su hijo Naukratius murió. Así, se vio obligada a criar a sus hijos sola y se enfrentó a muchas dificultades, pero consiguió superarlas gracias a la fe, la paciencia y el valor. En su vejez, fundó un monasterio en el que vivió el resto de su vida con su hija Macrina. Murió en el año 375. Santa Mónica Santa Mónica nació en la región argelina de Souk Ahras en el año 331. Tuvo dos hijos y una hija, entre ellos San Agustín, cuya conversión se debió a su intenso llanto y continua oración por él, hasta que fue bautizado en el nombre de Cristo después de más de 17 años de intransigencia. Santa Mónica murió en el año 387 en Roma, convirtiéndose en la patrona de las mujeres casadas, madres y viudas. Santa Rita Santa Rita nació en la región italiana de Roccaporena en 1381, y sus padres la obligaron a casarse con un hombre cruel. Vivió con él durante 18 años y soportó muchos tormentos, pero sacó fuerzas gracias a la oración constante. Tras el asesinato de su marido y la muerte de sus dos hijos a causa de una grave enfermedad, entró en la vida monástica y llevó una vida llena de austeridad y ayuno, y se distinguió por su gran confianza en el Señor. Murió en Casia en 1457, y fue canonizada por Su Santidad el Papa León XIII el 24 de mayo de 1900, para convertirse en la patrona de las mujeres casadas infelices, y de los asuntos difíciles e imposibles. Santa Celia Martin Santa Zélie-Marie (Celia María en español) Guérin nació en 1831 en la ciudad francesa de Gondolin. Se casó con Louis Martin y le dio nueve hijos, cuatro de los cuales murieron. Celia es la madre de Santa Teresa del Niño Jesús y la madre de cinco hijas que entraron en la vida monástica. Santa Celia Martin murió en 1877. El 18 de octubre de 2015, Su Santidad el Papa Francisco canonizó a los padres de Santa Teresa del Niño Jesús, en la Jornada Mundial de los Misioneros y durante el Sínodo de la Familia. Santa Gianna Beretta Molla Santa Gianna Beretta Molla nació en la región italiana de Magenta en 1922. Se especializó en pediatría, que asumió como profesión y misión. Se distinguió por su recta fe, que se manifestó en su compromiso con la obra católica, especialmente en el apoyo a los huérfanos y a los ancianos. En su cuarto embarazo, contrajo un cáncer y se negó a abortar a su hijo, prefiriendo morir para salvar la vida de su hijo, diciendo: «Señor, si quieres elegir entre este niño y yo, no lo dudes. Soy totalmente tuya y te ruego que salves su vida». Murió en Ponte Novo en 1962. El 23 de agosto de 1973, Gianna fue reconocida como venerable por Su Santidad el Papa Pablo VI. El 24 de abril de 1994 fue beatificada por el Papa Juan Pablo II, y canonizada el 17 de mayo de 2004, convirtiéndose en la patrona de la familia. Históricamente, muchas madres han sido canonizadas como santas y se han convertido en ejemplos de castidad y mansedumbre, sin embargo, muchas madres de hoy en día también merecen ser honradas por su infinito sacrificio en los difíciles momentos que atraviesan nuestros países. La Biblia presenta en sus páginas divinas las cualidades de la madre cristiana ideal, descrita como fuente de consuelo: «Como la madre consuela a su hijo, así te consolaré yo; en Jerusalén encontrarán su consuelo» (Isaías 66, 13); como fuente de amor y sacrificio: «fuimos mansos entre ustedes, como la madre que amamanta a sus hijos» (1 Tes 2, 7). La Biblia indica también que una madre conduce a sus hijos a la gracia divina: «pero se salvará por medio de la maternidad, siempre que las mujeres perseveren en la fe, el amor y la santidad, con dominio propio» (1 Tm 2, 15).


28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo