top of page

«¿Por qué te quedas aquí sin hacer nada todo el día?»


#maronitas

San Gregorio Magno (c.540-604)

Papa, Doctor de la Iglesia

Homilías sobre el Evangelio, nº 11 (©Serie Padres Cistercienses)


Podemos aplicar estos períodos de tiempo a la vida de cada persona:

La mañana es la infancia de nuestro entendimiento. .

La hora tercera puede considerarse como nuestra juventud, porque el sol avanza hacia lo alto a medida que aumenta la impetuosidad de la edad.

La hora sexta es la de la juventud, porque cuando alcanzamos todas nuestras fuerzas es como si el sol estuviera en el centro del cielo.

La hora novena la consideramos vejez, porque, como el sol que desciende de su cenit, a esta edad le falta el calor de la juventud.

La undécima hora es la edad que se llama enferma o vieja...


Desde entonces, una persona llega a la buena vida en la infancia, otra en la juventud, otra en la edad adulta, otra en la vejez, otra en la edad de la enfermedad. Es como si los trabajadores fueran llamados a la viña a diferentes horas.


Miren su conducta, amigos míos, y vean si todavía son obreros de Dios. Que cada uno reflexione sobre lo que está haciendo, y considere si está trabajando en la viña del Señor.

Quien ha descuidado vivir para Dios hasta el último período de su vida, ha permanecido como ocioso hasta la undécima hora. “¿Por qué te quedas aquí todo el día sin hacer nada?” es decir, “Aunque no hayas estado dispuesto a vivir para Dios en tu infancia y juventud, al menos recupera tu sano juicio en el último momento de tu vida. Venid a los caminos de la vida”.


¿No vino el ladrón a la hora undécima? (Lc 23, 39s.) Nada poseyó durante su vida, pero algo tuvo, aunque llegó tarde, por su castigo. Confesó a Dios en la cruz y exhaló su último aliento casi mientras hablaba. El padre de familia empezó a pagar el denario empezando por el último, porque antes de llamar a Pedro había llamado al ladrón al reposo del paraíso.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page