top of page

“¿Qué saliste a ver al desierto?”



#maronitas

Eusebio de Cesarea (c.265-340)

Obispo, teólogo, historiador

Comentario sobre Isaías 40


“Una voz grita: ¡En el desierto preparad el camino del Señor! ¡Enderezad en el desierto una calzada para nuestro Dios! (Isaías 40,3) Esta palabra muestra claramente que los acontecimientos profetizados no se cumplirán en Jerusalén, sino en el desierto.


La gloria del Señor se revelará en el desierto; y ahí es donde “toda carne conocerá la salvación de Dios”. (Isaías 40,5). Y eso es lo que realmente sucedió literalmente cuando Juan el Bautista proclamó en el desierto del Jordán que la salvación de Dios iba a hacerse manifiesta. Porque ahí es donde apareció la salvación de Dios. Porque Cristo en su gloria se dio a conocer a todos cuando fue bautizado en el Jordán.


El profeta habló así porque Dios tenía que residir en el desierto, el desierto inaccesible al mundo. Todas las naciones paganas eran desiertos en cuanto al conocimiento de Dios, inaccesibles a los justos y a los profetas de Dios. Por eso esta voz da la orden de preparar el camino a la Palabra de Dios, de unificar el camino inaccesible y áspero para que nuestro Dios, que viene a habitar con nosotros, pueda caminar por él.


“Sube a un monte alto, Sión, heraldo de buenas nuevas; ¡Clama a todo pulmón, Jerusalén, anunciadora de buenas nuevas! (Isaías 40,9)… ¿Quién es esta Sión… a quien el pueblo de la antigüedad llamaba Jerusalén?… ¿No es esta una manera de llamar al grupo de apóstoles que fueron escogidos entre el pueblo de la antigüedad? ¿No es ella la que recibió en herencia la salvación de Dios, la que está colocada en las alturas, es decir, fundada en el Verbo, el único Hijo de Dios?

Es a ella a quien da la orden de anunciar la Buena Nueva de la salvación a todos los hombres.

31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page