¿Quién es San Antonio el Grande?

17 de Enero. Fiesta de san Antonio Abad

Biografía de San Antonio Magno

San Antonio, maronites, maronitas
Icono de San Antonio Abad. Crédito de la foto: St. Anthony the Great Orthodox Church

Por: Fr. Elia Shaloub


San Antonio, el Padre de los monjes, nació en Egipto en el año 251 de padres piadosos que partieron de esta vida cuando aún era joven. Al escuchar las palabras del Evangelio: «Si quieres ser perfecto, ve, vende lo que tienes y dáselo a los pobres» (Mt. 19, 21), lo puso en práctica inmediatamente. Distribuyendo a los pobres todo lo que tenía, y huyendo de toda la agitación del mundo, se marchó al desierto. Son increíbles las múltiples tentaciones que soportó continuamente durante veinte años. Sus luchas ascéticas de día y de noche, con las que mortificó los impulsos de las pasiones y alcanzó la cima del desapasionamiento, sobrepasan los límites de la naturaleza; y la noticia de sus actos de virtud atrajo a tal multitud a seguirle que el desierto se transformó en una ciudad, mientras que él se convirtió, por así decirlo, en el gobernador, legislador y maestro-educador de todos los ciudadanos de esta ciudad recién formada.


Las ciudades del mundo también disfrutaron del fruto de su virtud. Cuando los cristianos fueron perseguidos y condenados a muerte bajo Maximino en el año 312, se apresuró a socorrerlos y consolarlos. Cuando la Iglesia se vio perturbada por los arrianos, fue con celo a Alejandría en el 335 y luchó contra ellos en nombre de la ortodoxia. Durante este tiempo, por la gracia de sus palabras, también convirtió a muchos infieles a Cristo.


San Antonio comenzó su vida ascética fuera de su aldea de Coma, en el Alto Egipto, estudiando los caminos de los ascetas y santos hombres de allí, y perfeccionándose en las virtudes de cada uno hasta que los superó a todos. Deseando aumentar sus trabajos, partió hacia el desierto, y encontrando una fortaleza abandonada en la montaña, hizo su morada en ella, entrenándose en el ayuno extremo, la oración incesante y los conflictos feroces con los demonios. Aquí permaneció, como ya se ha dicho, unos veinte años. San Atanasio el Grande, que lo conoció personalmente y escribió su vida, dice que salió de esa fortaleza «iniciado en los misterios y lleno del Espíritu de Dios». Después, a causa de la presión de los fieles, que le privaron de su soledad, fue iluminado por Dios para viajar con ciertos beduinos, hasta llegar a una montaña en el desierto, cerca del Mar Rojo, donde pasó el resto de su vida.


San Atanasio dice de él que «su rostro tenía una gracia grande y maravillosa. Este don también lo recibió del Salvador. Porque si estaba presente en una gran compañía de monjes, y alguno que no lo conociera previamente deseaba verlo, inmediatamente se adelantaba al resto y se apresuraba hacia Antonio, como si fuera atraído por su apariencia. Sin embargo, ni en altura ni en anchura destacaba por encima de los demás, sino por la serenidad de sus maneras y la pureza de su alma». Así transcurrió su vida, y convirtiéndose en un ejemplo de virtud y en una regla para los monásticos, reposó el 17 de enero del año 356, habiendo vivido en total unos 105 años.


Citas de San Antonio Magno:

«Si nos esforzamos por evitar la muerte del cuerpo, aún más debemos esforzarnos por evitar la muerte del alma. No hay más obstáculo para el hombre que quiere salvarse que la negligencia y la pereza del alma».
«El hombre verdaderamente inteligente persigue un único objetivo: obedecer y conformarse con el Dios de todos. Con este único objetivo, disciplina su alma, y sea lo que sea que encuentre en el curso de su vida, da gracias a Dios por el compás y la profundidad de su ordenamiento providencial de todas las cosas. Porque es absurdo estar agradecido a los médicos que nos dan medicinas amargas y desagradables para curar nuestro cuerpo, y sin embargo ser ingrato con Dios por lo que nos parece duro, sin comprender que todo lo que encontramos es para nuestro beneficio y de acuerdo con su providencia. Porque el conocimiento de Dios y la fe en Él es la salvación y la perfección del alma».
«A menudo se llama erróneamente a los hombres inteligentes. Los hombres inteligentes no son aquellos que son eruditos en los dichos y libros de los sabios de la antigüedad, sino aquellos que tienen un alma inteligente y pueden discriminar entre el bien y el mal. Evitan lo que es pecaminoso y daña el alma; y con profunda gratitud a Dios se adhieren decididamente, a fuerza de práctica, a lo que es bueno y beneficia al alma. Sólo estos hombres deben ser llamados verdaderamente inteligentes».
«Quien no ha experimentado la tentación no puede entrar en el Reino de los Cielos. Sin tentaciones nadie puede salvarse».

La misa de hoy lunes 17 de enero de 2022 en nuestraParroquia Maronita de San Chárbel será a las 6:00 p.m.

Te invitamos. San Antonio Abad, ruega por nosotros.

20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo