SAN CHARBEL

El hombre embriagado de Dios

Oh Madre de Dios y Madre mía, intercede por mi mientras contemplas a tu Divino Hijo: que me perdone mis pecados y reciba de mis manos pecadoras este Sacrificio Incruento ofrecido por mi debilidad sobre este altar. ¡Tengo confianza en tus ruegos, oh muy santa Madre!

Oración que San Chárbel repetía en silencio en la Misa.

Youssef Antoun Makhlouf (José Antonio Majluf) nació en el seno de una familia católica de rito maronita el 8 de mayo de 1828, en el pueblo más alto de Oriente Medio, el norte del Líbano, Beqaa Kafra (tb. Beka Kafra).

«Chárbel» es el nombre religioso que Youssef Antoun Makhlouf eligió para sí mismo cuando ingresó en la orden religiosa maronita libanesa.

Youssef era el menor de los cinco hijos de Antoun Zaarour Makhlouf y Brigitta Elias al-Shedyaq.

Fue bautizado, en su iglesia parroquial, el 16 de mayo de 1828. Su padre Antoun murió bajo los duros trabajos forzados de los turcos.

Desde muy joven, Youssef tuvo que ayudar a mantener a su familia. Se encargó de pastorear algunas cabras y ovejas en las praderas que rodean Beqaa Kafra.

En la serenidad de la naturaleza, encomendaba su pequeño rebaño a María, Madre de Dios, y disfrutaba pasando horas en una gruta natural, donde colocó un icono de la Virgen, en oración y meditación.

Dos tíos abuelos suyos, por parte de su mamá, influyeron profundamente en la personalidad de él. Ambos eran ermitaños en el antiguo monasterio maronita de San Antonio Qozhaya, en el profundo valle de Qadisha.

A la edad de 23 años, Youssef ingresó en la misma orden monástica libanesa (1851) de sus tíos abuelos, pero eligió estar en un monasterio diferente y lejano, en el monasterio San Marón Annaya.

«Chárbel», el nuevo nombre que adoptó Youssef, representó para él su deseo joven de seguir las huellas de los primeros mártires de la Iglesia sirica antioquena y su deseo de abandonar el mundo y comenzar una nueva vida con Jesús, una vida centrada en la oración comunitaria y el trabajo manual.

San Chárbel fue ordenado sacerdote el 23 de julio de 1859.

Sirvió en el monasterio de San Marón, en Annaya, durante 16 años.

El milagro de la lámpara, una lámpara que dio luz aunque estuviera llena de agua, advirtió a los superiores de San Chárbel de que su petición por ser emirañoo era realmente de origen divino.

El 15 de febrero de 1875, se le permitió a San Chárbel ingresar en la ermita de los Santos Pablo y Pedro en Annaya, donde durante años anheló consagrar totalmente su vida a Jesús bajo las austeras reglas de la vida monástica.

Pasó 23 años en la ermita, y murió en la víspera de Navidad del 24 de diciembre de 1898.

Varios meses después de su entierro, una luz brilló desde su tumba , y su cuerpo fue encontrado intacto y transpirando agua y sangre.

El 5 de diciembre de 1965, San Chárbel fue beatificado por el Papa Pablo VI bajo el patriarcado de Boulos Boutros cardenal Meouchi.

El 9 de octubre de 1977, San Charbel fue canonizado por el mismo Pablo VI bajo el patriarca de Antonio Pedro Khoraish.

La parroquia Maronita de Chihuahua, consagrada el 6 de noviembre de 2010 se dedicó al patrocinio de san Chárbel Majluf.

_____

Para citar fuente: www.maronitas.org