Comparecencia del obispo Moussa el-Hajj en el tribunal militar

Actualizado: 23 jul

Para muchos observadores, la detención del arzobispo maronita de Haifa, Moussa el-Hajj, el lunes en Naqoura, tiene como objetivo presionar al patriarca Bechara Rai para que cambie sus posiciones soberanistas.

Por: Ici Beyrouth

maronitas.org

Publicación en español autorizada por Ici Beyrouth y de maronitas.org

Publicado el 19 de julio de 2022


La detención del arzobispo maronita de Haifa y vicario patriarcal para Jerusalén, los Territorios Palestinos y Jordania, Moussa el-Hajj, el lunes en Naqoura, cuando regresaba de Jerusalén, sigue causando revuelo.


El Sínodo de Obispos Maronitas se reunirá mañana miércoles en la sede patriarcal de verano en Diman, para exponer su posición sobre el caso, mientras que se espera que el obispo Hajj comparezca el miércoles ante el juez de inspección del tribunal militar, Fadi Akiki.


El obispo Hajj fue detenido en el paso fronterizo de Naqoura por la Seguridad General, que lo interrogó durante más de once horas antes de liberarlo tras la intervención de las autoridades eclesiásticas y judiciales.


Según el diario Nidaa el-Watan, le habrían montado un dossier de todo tipo para acusarle de colaboración con Israel. Según el diario, se le «acusa de transportar dinero y medicamentos de los refugiados libaneses en Israel a sus familiares en el Líbano».


Según fuentes políticas citadas por el diario, la detención del obispo Hajj es «un medio de presión sobre el patriarca maronita, el cardenal Bechara Rai, para empujarle a cambiar de opinión».


Además, en su cuenta de Twitter, el periodista Jean Aziz había advertido el 1 de julio contra los «casos fabricados contra una figura religiosa para presionar a una autoridad religiosa».


El líder de las Fuerzas Libanesas, Samir Geagea, dijo en un comunicado que la citación del obispo Hajj por el tribunal militar es «un mensaje» para el patriarca, en reacción a «sus posiciones patrióticas». El Partido Nacional Liberal también subrayó que la detención tenía como objetivo «empujar al Patriarca a cambiar sus posiciones soberanistas».


Por su parte, el ex diputado Farès Souhaid consideró que la detención del obispo Moussa al-Hajj «es un acto inadmisible sean cuales sean los motivos», subrayando que «los cristianos y los musulmanes tienen derecho a ir a Jerusalén para la peregrinación».


Cabe señalar que el Patriarca Rai recibió el martes por la mañana al obispo Hajj, quien le explicó las circunstancias de su detención.

 

Texto original en francés: Convocation de Mgr Moussa el-Hajj par le tribunal militaire


30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo