"El verdadero pan del cielo"

San Justino (c.100-160)

filósofo, mártir


#maronitas
Icono de la última cena de Jesús con sus discípulos

"El verdadero pan del cielo": del siglo II; una de las primeras descripciones de la Eucaristía fuera del Nuevo Testamento.

Y así en el día llamado domingo hay una asamblea en un lugar de todos los que viven en las ciudades o en el campo; los memoriales de los apóstoles o los escritos de los profetas se leen siempre que el tiempo lo permita. Una vez que el lector ha terminado, el oficial que preside nos instruye verbalmente y nos exhorta a imitar estos brillantes ejemplos. Entonces todos nos levantamos y oramos juntos. Luego, como dije antes, cuando terminamos la oración, se sube el pan, el vino y el agua. El oficial que preside una vez más ofrece oraciones de acción de gracias de acuerdo con su fuerza, y luego la gente grita "amén" (que significa, en hebreo, 'Que así sea').


Y a este alimento lo llamamos Eucaristía, y a nadie se le permite participar de él a menos que crea que nuestra doctrina es verdadera y haya sido lavado en la fuente para la regeneración y el perdón de los pecados, y así viva como Cristo ha enseñado. Porque no participamos de esto como alimento y bebida ordinarios; pero así como el Verbo de Dios encarnado, Jesucristo nuestro Salvador, tomó carne y sangre por nuestra salvación, así también el alimento sobre el cual se ha pronunciado la oración de acción de gracias por la palabra que salió de él, y por el cual nuestra carne y sangre son cambiados y nutridos: este alimento que se nos ha enseñado es la misma carne y sangre de Jesús. Porque los apóstoles en los memoriales que escribieron, llamados Evangelios, declararon que Jesús les mandó hacer de esta manera. Jesús, tomando pan, dio gracias y dijo: "Haced esto en conmemoración mía: esto es mi cuerpo". Y así mismo, tomando la copa, dio gracias y dijo: “Esta es mi sangre” y se la dio a ellos solos (Mt 26,26s; 1Co 11,23s.)... Todos hacemos esta asamblea común el domingo porque es el primer día de la semana, en el que Dios hizo el mundo, cambiando las tinieblas y la materia, y en el que Cristo Jesús, nuestro Salvador, resucitó de entre los muertos.

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo