En la Iglesia de Cristo, no hay ni un refugiado ni un extranjero

20 junio: DIA MUNDIAL DEL REFUGIADO Y EL DESPLAZADO FORZOSO

Solo juntos podemos conseguir lo que nos propongamos


El texto original fue publicado en MECC del 16 de junio de 2021. Traducción y publicación por Maronitas.org en colaboración con The Middle East Council of Churches.


Dr. Michel E. Abs

Secretario General del Consejo de Iglesias de Oriente Medio


Día, Refugiados, Internacional, mundial, maronitas, san charbel
Estoy con los regañados. Imagen cortesía: ACNUR

Los refugiados tienen un Día Internacional: el 20 de junio.


El fenómeno necesita que nos detengamos ante él, ya que su número se ha convertido en más de 80 millones en todo el mundo y aumentan al ritmo de veinte refugiados, desplazados forzosos, cada minuto.


Imagínense cómo está herida la humanidad y cómo aumenta el número de personas vulnerables, de todo tipo y por diversos motivos.


Las Naciones Unidas han clasificado este grupo de pesadas cargas en diferentes categorías. Citaremos algunas definiciones de su página web para evitar confusiones entre los grupos a los que hay que tender la mano para que salgan de la pobreza y la miseria.


La primera categoría está formada por los refugiados, «son personas que se ven obligadas a abandonar sus hogares para preservar sus libertades o salvar sus vidas. No gozan de la protección de su Estado; de hecho, su gobierno les amenaza a menudo con la persecución. Y si no se les permite entrar en otros países y no se les proporciona, en caso de que entren, protección y asistencia, estos países les habrán condenado a la muerte, o a una vida insoportable en la sombra, sin acceso a un medio de vida y sin ningún derecho».


En cuanto a la segunda categoría, está formada por los solicitantes de asilo, que son los que se declaran refugiados sin que haya una decisión definitiva sobre su solicitud.


En cuanto a la tercera categoría, está formada por los desplazados internos o refugiados. «Son personas o grupos que se han visto forzados u obligados a huir —sin cruzar una frontera internacionalmente reconocida— de sus hogares o lugares de residencia habitual, o a abandonarlos para evitar un conflicto armado, o a causa del estallido de la violencia, o de abusos de los derechos humanos, o de desastres naturales o provocados por el hombre». Las Naciones Unidas consideran que «a menudo es erróneo llamar "refugiados" a los desplazados internos».


En cuanto a la cuarta categoría, está formada por los apátridas, que es «la condición de un individuo que no es considerado ciudadano por ningún Estado. Aunque los apátridas también pueden ser refugiados en algunos casos, existe una discrepancia entre ambas categorías. El apatridia puede ser el resultado de diversas razones, como la discriminación de las minorías en la legislación relacionada con la nacionalidad, la no inclusión de toda la población residente en el grupo de ciudadanos cuando un Estado fue declarado independiente y el conflicto de leyes entre Estados». Los creativos cineastas Duraid Lahham y Muhammad Al-Maghout plasmaron esta situación de forma trágico-cómica en su exitosa y expresiva película «Las fronteras».


Por último, la quinta categoría se denomina «retornados», son refugiados «que han decidido regresar voluntariamente, de forma segura y digna, a sus hogares de los que fueron expulsados por la fuerza. Las personas de esta categoría necesitan un apoyo continuo para su reintegración y para garantizar un entorno que les permita construir una nueva vida en sus países de origen».


Estas son, según la clasificación de las Naciones Unidas, las categorías descritas como refugiados, a las que diversas organizaciones internacionales se han dedicado a ayudar de numerosas maneras para estabilizar y mejorar sus vidas.


Desde su creación, el Consejo de Iglesias del Oriente Medio ha trabajado para establecer y poner en práctica programas relacionados con los refugiados, en cooperación con las organizaciones especializadas de las Naciones Unidas y otras instituciones del mundo ecuménico.


Además, debemos destacar que la categoría denominada como «refugiados» ha ocupado un lugar destacado en los programas de los organismos ecuménicos, y el término «refugiados» está incluido en todas sus listas.


Nuestro trabajo, en el MECC y en los organismos ecuménicos que forman con él un cuerpo global, parte de lo que hemos aprendido del Señor Jesucristo y de lo que la Iglesia de Cristo ha encarnado.


¿No es Él quien nos ha enseñado que «no se olviden de dar hospitalidad a los extraños, porque con ello algunos han dado hospitalidad a los ángeles sin saberlo»? «Acuérdate de los que están atados, como si estuvieras atado con ellos, y de los afligidos, como si también estuvieras en el cuerpo» (Hebreos 13, 2).


¿No es Él quien dijo: «De gracia han recibido, den gratis» (Mateo 10, 8) y «no miren cada uno por lo suyo, sino también por lo de los demás» (Filipenses 2:4)?


¡El Maestro se ha identificado con los extraños, agotados y miserables hasta el final! «Porque tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, fui forastero y me invitaste a entrar, necesité ropa y me vestiste, estuve enfermo y me atendiste, estuve en la cárcel y viniste a visitarme». Entonces los justos le responderán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos forastero y te invitamos a entrar o necesitado de ropa y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a visitarte? El Rey les responderá: «En verdad os digo que todo lo que hicisteis a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mí me lo hicisteis». (Mateo 25, 35-40).


La Iglesia de Cristo honró el mandamiento de su Creador, y estuvo detrás de la creación de innumerables organizaciones, programas y proyectos que se ocupan de los extranjeros, los refugiados y las personas en situación de miseria, tratando de hacer frente a las diversas formas de necesidades con las que cargan las familias de refugiados. Y lo que es más importante, los valores que el cristianismo exudaba estaban detrás de una cultura universal que anhelaba el apoyo y la solidaridad para aquellos cuya vida se volvía dura, independientemente de la raza, la religión y el credo.


La preocupación por los extranjeros, los refugiados y los indigentes entró en el corazón de la cultura de la Iglesia, pues ocupó un lugar especial en sus ritos e himnos, de manera que se confirma que, en la Iglesia de Cristo, no hay ni refugiados ni extranjeros.


En este contexto, citamos el himno «Dame a este extranjero» de la oración litúrgica de Antioquía en la víspera del Viernes Santo, donde los fieles cantan


«Viendo que el sol había ocultado sus rayos y que el velo del Templo se había rasgado por la muerte del Salvador, José se acercó a Pilato y le suplicó llorando y diciendo:


Dame a este forastero, que desde su juventud ha vagado como un extranjero.


Dame a este forastero, al que sus parientes mataron por odio como a un extranjero.


Dame a este forastero que me asombra, contemplándolo como un huésped de la muerte.


Dame a este forastero que sabe acoger a los pobres y a los extranjeros.


Dame este forastero al que los judíos, por envidia, apartaron del mundo.


Dadme a este forastero para que lo entierre en una tumba, que siendo forastero no tiene dónde reclinar la cabeza.


Dadme a este forastero, a quien su Madre, viéndolo muerto, gritó: "Oh, Hijo mío y Dios mío, aunque mis entrañas estén heridas y mi corazón arda, al verte muerto, sin embargo, confiando en tu resurrección, te enaltezco".


Con estas palabras, el honorable José suplicó a Pilato, tomó el cuerpo del Salvador y, con temor, lo envolvió en lino y bálsamos, colocándote en un nuevo sepulcro: Oh a ti, que concedes a todos la vida eterna y la gran misericordia».


Si este texto sugiere algo, sugiere, sin lugar a dudas que, fuera de la Iglesia de Cristo, el asilo y el exilio son dos refugios y dos exilios, uno dentro de la patria del hombre y de su sociedad y el otro fuera de ella, y cada uno es más amargo que el otro.


¿No es esto lo que sufren los pueblos del Levante antioqueno?

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo