Mensaje del Patriarca Maronita a los obispos y sacerdotes

El Jueves Santo es la fiesta de la institución de los sacramentos del Orden Sacerdotal y de la Eucaristía y cada año el patriarca suele enviar un mensaje de felicitaciones a los obispo y sacerdotes. Presentamos continuación el texto de esta año 2022 publicado el lunes 11 de abril de 2022 para ser leído el 14 de abril de 2022.


El mensaje del patriarca cardenal Mar Bechara Pedro Raí

a los sacerdotes, y a la cabeza de ellos, los obispos

con motivo del Jueves de los Misterios

14 de abril de 2022


A mis hermanos, venerables Señores Obispos,

queridos sacerdotes, monjes y diocesanos,

El próximo jueves, de la Semana Santa de Pasión que hoy comenzamos, en nuestras catedrales, parroquias y monasterios celebraremos la fiesta de la institución de los dos Sacramento de la Eucaristía y del Sacerdocio. Son el vínculo sacramental sagrado que nos hace uno en Cristo y nos une en su Cuerpo Místico, la Iglesia.

Quisiera felicitarlos por el aniversario de la institución de nuestro sacerdocio y por la fiesta de nuestro servicio al Sacramento de la Eucaristía, que Cristo el Señor, el Sacerdote Eterno, nos encomendó. En este día renovamos nuestra promesa sacerdotal, nuestras fuerzas espirituales y acrecentamos nuestras virtudes.

La Eucaristía, que nos ha confiado, es a la vez memorial, comunicación y anticipación.

Es el memorial del sacrificio de la redención y el banquete del Cuerpo y la Sangre del Señor. Cristo «murió por nuestros pecados y resucitó para nuestra justificación» (Rm 4, 25). Él nos dio a comer su Cuerpo y a beber su Sangre, para que tengamos vida eterna (Jn 6, 54).

Y es comunicación, porque el sacrificio de su Cuerpo y Sangre continúa ahora y aquí, y cada vez que los sacerdotes hacemos la celebración de la Divina Liturgia con Cristo Cabeza, y persigue su banquete divino que comemos de su mano.

Por esta doble continuidad, él anticipó la Pascua de su muerte y resurrección instituyendo el Sacramento de la Eucaristía. Se levantó de la cena y bendijo y dijo: «Tomen y coman, esto es mi Cuerpo que es entregado por ustedes (...) Tomen y beban esta copa de mi Sangre que es derramada por ustedes para el perdón de los pecados y para la vida eterna» (Lc 22, 19-20).

Es esperar la realización de nuestra Pascua, y la Pascua de nuestro pueblo, pasando a una vida nueva, a través de un camino espiritual, humano y social permanente, con la fuerza de la gracia de la redención.

Y cuando él encomendó a nosotros, los sacerdotes del Nuevo Testamento, el servicio de este Sacramento, diciendo «hagan esto en memoria mía» (Lc 22,19), nos llamó a sacrificarnos por el bien de la hermandad y de la Iglesia. Esto es lo que afirmó el apóstol Juan al decir: «Nosotros hemos conocido en esto el amor: en que Jesús se dio a sí mismo por nosotros. Por eso también nosotros debemos dar la vida por nuestros hermanos» (1 Jn 3,16). Y cuando el Señor se levantó de la cena pascual y lavó los pies a los discípulos, indicó que la Eucaristía es el sacramento del servicio, según su ejemplo: «Les he dado esto como ejemplo, para que así como he hecho con ustedes, ustedes también lo hagan» (Jn 13, 15).

Al unirme a ustedes en este Día Santo y en la Fiesta Sacerdotal y Eucarística, les expreso mi más sincera felicitaciones, así como mis mejores deseos de gloriosa Pascua.


Con mi amor de siempre y mis oraciones.

Bkerke, Lunes de Pasión, 11 de abril de 2022.

† Cardenal Bechara Pedro Raí

Patriarca de Antioquía y de todo el Oriente

 

Fuente: maronitas.org


48 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo