"Muchos profetas y justos deseaban ver lo que ves"


#maronitas

San Agustín (354-430)

Obispo de Hipona (África del Norte) y Doctor de la Iglesia

Discursos sobre los Salmos, Sal 119[118], n. 20; CCL 40, 1730


En uno de los salmos el profeta dice: “Mi alma suspira por tu salvación; en tu palabra espero» (119[118],1)... ¿Quién es el que expresa este ardiente deseo sino «el linaje elegido, el sacerdocio real, el pueblo consagrado para Dios» (1Pe 2,9), cada uno en su día, en cada uno de los que han vivido, viven o vivirán desde el principio de la humanidad hasta el fin del mundo?. Por eso el mismo Señor dice a sus discípulos: “Muchos profetas y justos han querido ver lo que ves. Es su voz, pues, la que debemos reconocer en este salmo. Su anhelo no ha llegado nunca a su fin en los santos, ni tampoco acaba ahora en “el Cuerpo de Cristo, la Iglesia” (Col 1,18) hasta que venga “el Deseado de todas las naciones” (Hag 2,8 Vg).


De modo que el comienzo de la era de la Iglesia, antes de que la Virgen diera a luz, comprendía santos que anhelaban ver la venida de Cristo en la carne; y el período en el que nos encontramos ahora, después de la Ascensión, comprende otros santos que anhelan ver la revelación de Cristo para juzgar a los vivos ya los muertos. Desde el principio hasta el final de los tiempos, el anhelo de la Iglesia nunca ha perdido su intensidad, excepto cuando nuestro Señor estaba vivo en la tierra en compañía de sus discípulos.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo