top of page

«Muchos profetas y justos deseaban ver lo que vosotros veis»


#maronitas

San Justino (c.100-160)

filósofo, mártir

Primera disculpa, 1.30-31


Al emperador Adriano, a Augusto César, y a Verísimo, su hijo el filósofo, y a Licio, el filósofo, y al Senado y a todo el pueblo romano, en nombre de los pueblos de todas las razas que son odiados y perseguidos injustamente: Yo , que soy uno de ellos, Justino de Neapolis [Nablus] en Siria de Palestina, aborda este discurso.


Se objeta que aquel a quien llamamos Cristo no es más que un hombre, nacido de hombre, que los milagros que le atribuimos son causados por arte mágico y que ha logrado hacerse pasar por Hijo de Dios. Nuestra manifestación no se basará en rumores sino en profecías hechas antes del acontecimiento en las que no podemos dejar de creer: porque hemos visto, y seguimos viendo, la realización de lo que se había predicho.


Entre los judíos había profetas de Dios por medio de quienes el Espíritu profético anunciaba de antemano los acontecimientos futuros. Sus profecías fueron diligentemente guardadas en la forma en que habían sido pronunciadas por los sucesivos reyes de Judá, en libros escritos en hebreo por la misma mano de aquellos profetas.


Ahora, en los libros de los profetas, leemos que Jesús, nuestro Cristo, debe venir, que nacerá de una virgen, llegará a la edad adulta, sanará toda enfermedad y dolencia, resucitará a los muertos, que será incomprendido y perseguido, será crucificado, morirá, resucitará y ascenderá al cielo, que es y será reconocido como Hijo de Dios, que enviará a ciertos hombres para proclamar estas cosas en todo el mundo y que serán los paganos, sobre todo, quienes creerán en él. Estas profecías fueron hechas cinco mil, tres mil, dos mil, mil, ochocientos años antes de su venida ya que los profetas se sucedieron uno tras otro de generación en generación.

12 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page