top of page

«Orad siempre sin cansaros»


#maronitas

Santa Teresa del Niño Jesús (1873-1897)

Carmelita, Doctora de la Iglesia

Sra. C, 25 r° (trad. Ronald Knox)


¡Qué cosa tan extraordinaria es la eficacia de la oración! Como una reina, tiene acceso en todo momento a la presencia real y puede conseguir lo que le pida. Y es un error imaginar que su oración no será respondida a menos que tenga algo sacado de un libro, alguna fórmula espléndida de palabras, especialmente ideada para enfrentar esta emergencia. Si eso fuera cierto, me temo que estaría en una situación terriblemente mala. Verá, recito el Oficio Divino con un gran sentimiento de indignidad, pero aparte de eso no puedo afrontar la tensión de buscar en los libros estas espléndidas oraciones: me da vueltas la cabeza.

Hay muchísimos, cada uno más espléndido que el anterior; ¿Cómo voy a recitarlos todos o elegir entre ellos? Simplemente hago lo que los niños tienen que hacer antes de aprender a leer; Le digo a Dios lo que quiero con toda sencillez, sin frases espléndidas, y de alguna manera él siempre logra comprenderme.


Para mí, la oración significa lanzarse del corazón hacia Dios; significa levantar los ojos, simplemente, al cielo, un grito de amor agradecido, desde la cima de la alegría o desde el fondo de la desesperación; es una fuerza inmensa y sobrenatural que abre mi corazón y me une a Jesús.

15 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page