Oriente, la paz y la estabilidad perdida

El texto original fue publicado en MECC el 23 de junio de 2021. Traducción y publicación por Maronitas.org en colaboración con The Middle East Council of Churches.


maronitas, san charbel, paz, medio oriente
Imagen: www.timesnownews.com

Dr. Michel E. Abs

Secretario General del Consejo de Iglesias del Oriente Medio


El Consejo de Iglesias del Oriente Medio ha hecho un llamamiento a los cristianos y a todos los pueblos de este atormentado Oriente para que se unan a las Iglesias católicas para dedicar Oriente a la Sagrada Familia, en una misa que se celebrará el domingo 27 de junio bajo el nombre de «Día de la Paz para Oriente».


La paz, que es la clave de la estabilidad, el progreso y el desarrollo de todos los pueblos, se ha convertido en una meta en sí misma por haber sido inmolada por la civilización moderna.


La paz es un objetivo transitorio, seguido de metas, que hay que alcanzar necesariamente, por todos los medios y cueste los sacrificios que cueste.


Todos los medios son aceptables para alcanzar la paz... excepto la guerra... y a menudo los Estados piden la guerra para alcanzar la paz. ¡Una excusa más horrible que el propio pecado!


La humanidad ha vivido interminables etapas de guerras, algunas de las cuales han durado años, otras décadas y otras hasta siglos.


La humanidad no ha sabido aprender la lección y ahora se sumerge en guerras a cada paso de la historia, matando gente, desplazando y destruyendo a otros. Los pueblos y las civilizaciones pueden así ser borrados.


La guerra es querida por la sociedad moderna, la sociedad de la industria, la sociedad del «Si no fuera por la destrucción, no habrías vivido en la producción», es decir, destruimos tu sociedad y luego la reconstruimos y te pasamos la factura, la deuda nacional, la soberanía incompleta, la dependencia e incluso la esclavitud.


La sociedad tecnológica sólo vive de la guerra, pero el sabio es aquel que aprovecha la lección de aprender y aleja la guerra de su propia sociedad que la convierte en sociedades sin sentido y divididas. Tal persona confía a otros la realización de sus guerras por delegación y la explotación de sus fábricas de armas y municiones, además de las fábricas de productos que la guerra ha destruido, desde el equipamiento de infraestructuras hasta el mobiliario doméstico.


maronitas, san charbel, iglesias orientales, paz en el medio oriente
Dr. Michel E. Abs. Foto cortesia: MECC

Las guerras se producen hoy a través de intermediarios, por parte de pueblos que aún no han sido capaces de establecer su propio contrato social basando así su vida en los fundamentos de la modernidad y el progreso. Además, aunque alguna sociedad se reconcilie consigo misma y se salve así de la guerra, el dueño de la industria de armas y municiones se inventa acusaciones de producción nuclear o química para invadirla, destruir su estabilidad y luego pedir perdón a su pueblo y a un millón o más de víctimas.


Estamos en Oriente, en el corazón del Oriente, en el Oriente de Antioquía. Llevamos décadas viviendo guerras. Las guerras terminan en un lugar para encenderse en otro. Es la matanza rotativa.


Nuestra situación geográfica nos convierte en un lugar atractivo para las guerras. También lo son nuestros recursos. Pero lo más importante es que hemos perdido nuestra propia soberanía sobre nuestra tierra nacional. Nuestros países están desmantelados, las fortalezas de todo tipo están atestadas, fortalezas que más tarde resultarán ser focos inflamatorios que destruirán todo el cuerpo en el día D.


Debido a que hemos estado sometidos a frecuentes desestabilizaciones, catástrofes y desastres, a menudo ficticios, nos hemos convencido de que sólo la misericordia de Dios, el Creador, puede salvarnos. Ya no somos capaces de frenar o controlar nuestras catástrofes y tragedias, por lo que debemos recurrir al Salvador, a un meta-poder que trasciende la capacidad humana, porque las soluciones hechas por el hombre se han agotado.


Al final sólo podemos decir con el Maestro: «¿Por qué duermen? Levántense y oren para no caer en tentación» (Lucas 22, 46).


Hemos entrado en la tentación, oh Maestro, la tentación de la división, de la traición, de la dependencia, del alejamiento y del egoísmo desenfrenado, ¡inspíranos tu Espíritu Santo para salir de ella!



3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo